Artículo

Valle García de Novales: «Ya no hay excusas para usar mal los Incoterms»

La abogada explica las principales novedades de la nueva edición de Incoterms y cómo usarlos correctamente

Ya se ha presentado la nueva versión de las cláusulas que se usan en los contratos de compraventa para definir las obligaciones de los exportadores e importadores: los Incoterms 2020. Y se hizo en dos sesiones organizadas por Cámara Zaragoza, que contó con Valle García de Novales, de A/V Asesores, como ponente para explicar las novedades. En esta entrevista desarrolla los principales puntos.

Valle García de Novales.

-Los Incoterms 2020 han generado mucha expectación. ¿Por qué tanto interés?

Hay que tener en cuenta que las reglas Incoterms son el estándar internacional usado en las compraventas internacionales y domésticas de mercancías para definir cuándo y cómo se entiende cumplimentada la principal obligación del vendedor, que es la entrega de la mercancía. Es decir, el acuerdo de vendedor y comprador para incorporar tres simples abreviaturas a su contrato de compraventa, nos permite saber cuándo y cómo se produce la entrega, quién debe ocuparse de proporcionar o contratar todas las tareas logísticas (transporte, seguros, handling, almacenajes) y aduaneras (despachos de exportación e importación) para que la mercancía llegue al destino convenido y cómo se produce el reparto de gastos entre vendedor y comprador de todas las tareas antes mencionadas.

Cada actualización de los Incoterms (desde 1980 se realiza cada 10 años) genera una gran expectación por el impacto que las reglas tienen en el comercio nacional e internacional: no sólo en la manera en que las empresas negocian sus contratos de compraventa, sino también en los contratos de transporte, de seguro de transporte y en determinados instrumentos financieros y de pago como son los créditos documentarios.

-¿Cuáles son las principales novedades?

El principal cambio de los Incoterms 2020, importantísimo para los operadores, es de presentación: se ha hecho un gran esfuerzo para presentarlos de forma comprensible para los usuarios, ayudándoles a comprender las implicaciones de cada regla en cuanto a la entrega, transmisión de riesgos y gastos imputables a vendedor y comprador. También se explica con toda claridad la conexión del contrato de compraventa con otros contratos accesorios como son los de transporte, seguro y créditos documentarios.

En cuanto a los cambios sustantivos respecto de la versión 2010, hay que decir que ni se crean reglas nuevas ni desaparece ninguna de las existentes, pero hay un cambio de denominación de DAT (Delivered at Terminal) a DPU (Delivered at Place Unloaded): el concepto “Terminal” generaba mucha confusión, por eso se ha cambiado. También se ha introducido una importante modificación en la regla “FCA puerto” (recomendada en lugar de “FOB puerto” para el vendedor que entrega mercancía en contenedores), de manera que el vendedor pueda disponer de un documento de transporte con la mención “a bordo”, si lo necesita para cobrar un crédito documentario. La modificación consiste en que si las partes lo han acordado, el comprador debe dar instrucciones al porteador de emitir para el vendedor, a expensas y riesgo del comprador, un documento de transporte que indique que la mercancía se ha cargado (como un conocimiento de embarque con la mención “a bordo”).

Además, se establecen diferentes niveles en la cobertura por defecto del seguro de transporte en las reglas CIF y CIP: mientras que en CIF se mantiene por defecto la cobertura (C) –estándar mínimo internacional si las partes no acuerdan otra cobertura-, en CIP esa cobertura por defecto pasa a ser la cláusula (A) “a todo riesgo”. Evidentemente, las partes son libres de pactar en cada transacción qué nivel de cobertura les interesa. También se aclara significativamente la enumeración de los costos: los nuevos artículos A9/B9 en cada regla proporcionan a los usuarios una lista de costos única, de manera que los usuarios pueden encontrar fácilmente los costos de los que se responsabilizan vendedor y comprador, en función de la regla Incoterms elegida.

Por otro lado, los Incoterms 2020 contemplan la posibilidad de que el vendedor o el comprador realicen el transporte con sus propios medios en FCA, DAP, DPU y DDP, e incluyen requisitos relacionados con la seguridad del transporte y los costos asociados a los mismos. Incorporan unas notas explicativas para los usuarios, mucho más extensas y precisas que las de ediciones anteriores, que aclaran cuándo utilizar cada regla, cuándo se transmite el riesgo y cómo se reparten los costos entre vendedor y comprador. Y, por último, se ha modificado la secuencia interna de los artículos A (obligaciones del vendedor) y B (obligaciones del comprador) en cada regla Incoterms 2020, para destacar dónde se produce la entrega y se transmite el riesgo. También se introduce por primera vez una presentación “horizontal”, artículo por artículo para cada regla, con el objetivo de permitir a los usuarios conocer con claridad y de un vistazo, por ejemplo, dónde se transmite el riesgo en cada una de las 11 reglas Incoterms 2020.

-¿Las empresas saben usarlos correctamente?

Mi experiencia de casi 30 años asesorando a empresas de todos los sectores y tamaños en su operativa de comercio exterior, es que los Incoterms se utilizan erróneamente en la mayoría de los casos: por ejemplo, se siguen usando las reglas EXW y DDP en posición exportadora, cuando deberían evitarse por un buen número de razones; o también en posición exportadora, se usan las reglas FOB, CFR ó CIF para mercancía en contenedores; o se usan reglas absolutamente incompatibles con el cobro mediante crédito documentario; o se confunde lugar de entrega con el lugar de destino hasta donde el vendedor proporciona y paga el transporte, en las reglas “C”… Podría dar cientos de ejemplos de mal uso.

¿La razón de este uso incorrecto? Escasamente un 5% de los usuarios de las reglas Incoterms ha leído la publicación de Cámara de Comercio Internacional, es decir, nadie lee el manual de instrucciones y los errores repetidos se perpetúan. Precisamente la idea motriz de esta revisión 2020 es hacer una publicación fácilmente comprensible y útil para los usuarios, de manera que se convierta en un manual de consulta y referencia. Hay que reconocer que en las versiones anteriores de las reglas Incoterms, el lenguaje utilizado era difícilmente comprensible para un operador que no fuera un abogado. Pero ahora no hay excusas, ¡lean la publicación oficial!

-¿Cuáles son los Incoterms más usados?

Por razones de tradición, los marítimos, FOB, CFR y CIF, siendo así que Cámara de Comercio Internacional desaconseja su uso por exportadores para mercancía en contenedores. También se emplea muchísimo Ex Works , que es una regla absolutamente desaconsejable para exportaciones y que sólo debería utilizarse en operaciones domésticas. Uno de los consejos que puedo dar a los operadores es que hay reglas Incoterms adecuadas para el vendedor y otros adecuados para el comprador; según el embalaje y el transporte; si pretendemos cobrar una exportación con crédito documentario…

-Usted dice que a veces los Incoterms se pueden «customizar». Explíqueme eso.

Recordemos que los Incoterms son usos mercantiles y, por tanto, no son rígidos; las partes en una compraventa pueden decidir «customizarlos, adaptándolos a la negociación comercial, por ejemplo indicando que la venta se hace en condiciones “CIF Puerto de Jeddah, KSA, descargada”. Dado que la regla CIF no contempla la descarga en el puerto de destino a cargo del vendedor, esa indicación es una customización. Lo importante es que las partes dejen claro en el contrato de compraventa si esas variaciones que introducen por el principio de libertad de pactos afectan sólo al reparto de costes, o también al lugar donde se produce la entrega y la transmisión de riesgos.

-¿Por qué es recomendable el uso de incoterms?

Simplifican la negociación de las obligaciones relativas a la entrega de la mercancía en el contrato de compraventa, estableciendo un marco de seguridad por medio de un estándar internacional.  Con tres simples iniciales acompañadas de un lugar geográfico de entrega o de destino, las partes evitan tener que negociar para cada operación todos estos aspectos: dónde se produce la entrega; dónde se trasmite al comprador el riesgo de pérdida o daño de la mercancía; quién contrata y paga a todos los operadores logísticos involucrados en la entrega (porteadores, almacenes, autoridades portuarias…) y a las compañías de seguros de transporte, y quién se ocupa de los trámites aduaneros de exportación y de importación.

-Cada vez hay más transacciones comerciales con entrega directa al consumidor. ¿Esto no está regulado por los incoterms todavía?

Esa es una de las cuestiones que se ha debatido por el Grupo de Trabajo sobre Incoterms 2020, pero se ha desechado, ya que los Incoterms se han aplicado siempre a las transacciones B2B y se ha considerado que no era el momento de ampliarlo a las transacciones B2C, a pesar de que ha habido propuestas por parte de algunos Comités Nacionales de ICC para crear alguna regla específica para entregas de paquetería.

También te puede interesar

Ocho empresas aragonesas viajan a México para establecer alianzas en proyectos de Contract

La delegación empresarial se está reuniendo durante toda esta semana con importantes despachos internacionales de arquitectura, interiorismo y diseño, desarrolladores y grupos inmobiliarios. La misión comercial se integra en las acciones del Plan Contract Aragón, impulsado por Aragón Exterior (AREX) y las Cámaras de Comercio de Aragón en el marco del Plan AREX Hábitat #MadeinAragón.

Quiero recibir los casos de éxito en mi email