Artículo

Suecia, una economía abierta que ofrece relaciones comerciales duraderas

Es un país muy disciplinado donde destaca la puntualidad, el rigor en las negociaciones, el cumplimiento de los compromisos. Los sectores con mayor demanda son energías renovables, frutas y verduras y construcción.

Suecia es un país con grandes oportunidades. Su apuesta por las energías renovables, su demanda de frutas, verduras y alimentos ecológicos, su impulso a la construcción, etc. engloban sectores muy variados a través de los cuales se puede acceder a su mercado. Jenny Sundström, secretaria general de la Cámara de Comercio Hispano-Sueca, y Rebecka Svensson, del Área de Internacionalización de la Cámara, nos cuentan cómo abordar la forma de hacer negocios allí.

“La ambiciosa propuesta de presupuestos de estado para 2017 para energías renovables no tiene precedentes en la historia de este país nórdico. La propuesta presentó nuevas inversiones en la reducción de emisiones, transportes sin fósiles y energías renovables de 12,9 mil millones de SEK para el período 2017-2020, por lo que es un sector en auge”, explican.

Por otro lado, Suecia es un país que compra grandes cantidades de frutas y verduras y depende de las importaciones para satisfacer la demanda del mercado. España es el segundo país del que Suecia importa más frutas y verduras, solo precedido por Holanda. En el mercado sueco, España es el principal proveedor de pepinos y pepinillos (62% de la cuota del mercado) y el principal proveedor de lechugas (56% de la cuota). En 2017, las ventas de alimentos ecológicos alcanzaron un valor de 27,9 miles de millones de coronas suecas, un aumento de 12% respecto al año anterior.  “Los grandes importadores de frutas y verduras en Suecia están en búsqueda continua de nuevos proveedores, y valoran sobre todo la calidad y el precio del producto”, señalan Sundström y Svensson.

Otro posible nicho de mercado es el de la construcción y vivienda. El Plan de Infraestructuras 2014–2025 ha sido elaborado por el gobierno sueco con el fin de mantener y renovar las redes de transporte, con un presupuesto de 622.500 millones de SEK. “Se estima que será necesaria la construcción de 700.000 nuevas viviendas, por lo que el sector Hábitat vivirá un gran auge”, aseguran.

Hay distribuidores que tienen su sede en Suecia y distribuyen también en Noruega, Finlandia y Dinamarca. “Muchas veces Suecia funciona como un abrepuertas a la plataforma nórdica en general, ya que goza de una situación privilegiada en la región”, explican. Suecia cuenta con una economía abierta y orientada al exterior que ofrece relaciones comerciales duraderas, estables y muy profesionales, un mercado donde “es fácil hacer negocios”. Es un país muy disciplinado donde destaca la puntualidad, el rigor en las negociaciones, el cumplimiento de los compromisos adquiridos… “Los suecos esperan el mismo trato de aquellos que deseen trabajar con ellos”, añaden.

También te puede interesar

Quiero recibir los casos de éxito en mi email