Jornada sobre la TCP

La Presidenta de Aragón ha asistido a una jornada sobre el transporte de mercancías en España y Europa donde ha subrayado la necesidad de sumar sinergias entre lo público y lo privado para llevar a cabo la Travesía Central de los Pirineos. Rudi ha recalcado que la TCP es un proyecto que ofrece Aragón para hacer de España un centro logístico de referencia, y que es crucial para el sur de Europa y también para Marruecos.

Fotos: Carlos Moncín

España puede convertirse en un potente centro logístico, en el principal núcleo logístico del sur de Europa con la Travesía Central de los Pirineos. Éste es el mensaje principal que ha defendido hoy la Presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, en Madrid, en la jornada que se ha celebrado sobre “Decisiones fundamentales para el transporte de mercancías en España y con Europa”. La sesión ha estado organizada por el Gobierno de Aragón y el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, y a ella han acudido diferentes representantes institucionales y diplomáticos, de los puertos españoles, junto con el sector empresarial de las mercancías, cargadores, entidades financieras o de las propias organizaciones empresariales.

Ante todos ellos, la Presidenta Rudi ha destacado que la Travesía Central de los Pirineos «es un proyecto para España, para el conjunto del sur de Europa y para Marruecos» porque «Europa necesita que el centro de gravedad de su sistema logístico se acerque al sur», por ello «necesitamos un tercer paso y lo necesitamos lo más rápido posible», ha recalcado. El eje, ha señalado Rudi, «tiene una importancia fundamental para el progreso económico de España» y, por ello, ha recordado la «necesidad imperiosa de incluirlo en la próxima revisión de las Redes Transeuropeas, junto con un nuevo túnel ferroviario por el Pirineo Central, como parte de la Red Básica de Transportes de la Unión Europea».

El horizonte de este proyecto se sitúa en 2025, cuando «es perfectamente posible –según Rudi- que en ese año hayan comenzado las obras de la Travesía Central de los Pirineos». Este proyecto es, en palabras de la Presidenta autonómica, «factible y absolutamente necesario». Así, junto al consejero de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transportes, Rafael Fernández de Alarcón, ha explicado que según los cálculos de los expertos requiere «una inversión de 15.000 millones de euros en 20 años para la Conexión Cantábrico-Mediterráneo y para un Corredor Central que, a pleno funcionamiento, supondría un retorno de 1.178 millones de euros anuales en el PIB de nuestro país». «La superación de la crisis –ha añadido- permitirá potenciar la capacidad inversora».

Pero además, Rudi ha recordado que el Ejecutivo que preside está convencido de que este proyecto «suma y no compite», y que «sólo con la unión de sinergias entre los sectores público y privado es posible afrontar los enormes retos que como país nos plantea la economía mundial. Ha quedado demostrado en el duro proceso de superación de la crisis económica».

«Existe un actual vacío ferroviario entre España y Francia con el que es necesario terminar por razones económicas y geoestratégicas», ha afirmado la Presidenta de Aragón. En ese sentido se ha referido al ferrocarril como el medio que «aporta eficiencia y sostenibilidad» y ha destacado que «necesitamos mejorar la disponibilidad de España para asumir un aumento sustancial del volumen de mercancías».

En Madrid, la Presidenta Rudi ha querido dejar constancia de su «firme voluntad y su entusiasmo» por este proyecto, esta propuesta de Aragón que «cambiaría sustancialmente la estructura logística y de transportes de Europa».

Travesía Central de los Pirineos

La Travesía Central de los Pirineos (TCP) es un enlace fundamental no sólo para Aragón, sino para toda España, Francia y Portugal, y en general para toda la Unión Europea. Se trata de una conexión que permite poner en valor 1.500 kilómetros de vía férrea entre el Norte de África y el Norte y el Este de Europa. Una conexión para todo el Sudoeste europeo, ya que conectará las capitales, los principales puertos y los más importantes nodos logísticos de la Península Ibérica y permitirá canalizar su mercancía hacia el Norte y el Este de Europa.

Este proyecto aprovecha mucha de la infraestructura existente y, además, es un corredor medioambientalmente sostenible. Puede llegar a ahorrar 462.000 toneladas de CO2 en España cada año y 1.200.000 toneladas en el conjunto de Europa, lo que supone un 88% de reducción de emisiones por tonelada.

Además, este eje podría transportar más de 30 millones de toneladas al año según el estudio de análisis de la demanda de transporte de mercancías realizado por la Fundación Transpirenaica. El análisis recoge que la puesta en funcionamiento de la TCP supondrá en 20 años transportar 10 veces más que la carga que se transporta en la actualidad por las conexiones existentes (Port Bou e Irún).

 

La Presidenta de Aragón afirma que España necesita un tercer paso lo más rápido posible:

Rudi se refiere a la inversión necesaria para que la TCP sea una realidad:

Rudi afirma que es posible que en 2025 hayan empezado las obras:

Para Rudi este proyecto es posible con la confluencia de la sociedad civil y los agentes económicos: