Entre los años 2007 y 2015, las exportaciones aragonesas han pasado de 8.000 millones a más de 10.000

Subirse al carro de la exportación está a la orden del día para las pequeñas y medianas empresas. Cada vez salen más en busca de mercados internacionales en los que vender sus productos. El resultado es esclarecedor: entre los años 2007 y 2015, las exportaciones aragonesas han pasado de 8.000 millones a más de 10.000.

Cabe destacar que el 95,4% de las empresas aragonesas tienen menos de diez empleados, por lo que, la importancia de las pymex (medianas y pequeñas empresas que exportan menos de 25 millones de euros al año) es, quizás, más de la deseada. En total son 4.519 las compañías exportadoras existentes en la Comunidad. De ellas, solo 869 exportan una cantidad significativa superior a 50.000 euros y 754 son Pymes. Gracias a ellas se ha batido en 2016 un récord de facturación en las exportaciones aragonesas: 10.865 millones de euros.

La planta de GM en Figueruelas o la Plataforma Logística Plaza han situado a Zaragoza a la cabeza de las tres provincias aragonesas. De los más de 10.000 millones de euros, casi un 90%, 9.695 millones, se facturaron en la capital aragonesa. Huesca aglutinó 900 millones, mientras, Teruel, con un menor desarrollo de la industria, facturó 269 millones.

A pesar de sus diferencias exportadoras, todas ellas deben tener un objetivo común: China. El potencial importador de este país, lo convierte en el principal destino de las más de 4.000 empresas exportadoras aragonesas.

El Gobierno de Aragón ya ha dejado clara su postura respecto al país asiático. Las múltiples visitas y lazos entre ambos países desde comienzos de este año lo posicionan como “el foco en  el que hay que centrarse”, según la consejera. Desde 2006 y hasta 2016, el crecimiento exportador desde Aragón ha sido del 1.208’8%, pasando de 24,6 millones a 301. Sin embargo, China sigue siendo el 2,8% del conjunto total de las exportaciones aragonesas.

“TENEMOS MUCHA DEMANDA PERO SIN PROTOCOLO PARA VENDER”

“Tenemos mucha demanda pero no tenemos protocolo para vender”. Así valora el director comercial de Summer Fruit, Ramón Pascual, su perspectiva sobre las exportaciones aragonesas de las pymes. Su empresa, dedicada al cultivo de frutas y hortalizas, vende en 20 países de los cinco continentes.

Por ello, lo que necesitan las pymes es “seguridad” y “coordinación” para “identificar su producto, facilitar sus herramientas y darles la seguridad de que alguien les va a ayudar”, ha valorado el director de Taim Weser y también presidente de la Cámara de Comercio de Zaragoza, Manuel Teruel.

Para conocer todas sus debilidades, en una encuesta enviada a 3.000 empresas aragonesas, y contestada por 520, el Gobierno de Aragón ha dilucidado que el principal problema es la promoción. La falta de visibilidad en los países extranjeros sumada a los escasos recursos económicos son los principales problemas a los que se enfrentan.

UNIÓN DE MUCHAS MANOS PARA UN PLAN COMÚN

“Un hito” es lo que ha nacido de la unión de varios actores políticos y económicos aragoneses que han trabajado “en red” para crear el nuevo Plan de Internacionalización. Según la consejera de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, este primer plan en la historia de las exportaciones pretende “unificar objetivos para lograr eficiencia” a través de la segmentación del tejido empresarial.

¿Cuál es la base del plan? La mejora en la gestión de clientes y la organización, en los sistemas y, sobre todo, en la innovación. Sin embargo, los principales focos están puestos en el empleo y la formación. Gastón afirmó en la presentación de este plan que las empresas “poco formadas en cuanto a sector exterior no exportan” por lo que su objetivo es el de lograr “una formación constante”.

Hasta  5,4 millones durante 2017 y 16,6 más hasta 2019 es lo que se va a destinar para “el motor de la economía”, tal y como describió a las pymes Manuel Teruel, siendo, al mismo tiempo “las más débiles y a las que más hay que apoyar”.