La logística de mercancías y transporte se ha situado como elemento nuclear de la “marca Aragón”.  El sector aporta un 5,5% del PIB regional y la Comunidad cuenta con casi el 40% del suelo logístico nacional, repartido entre las plataformas de Zaragoza, Teruel y Huesca.

La reapertura del Canfranc podría ser una realidad en pocos años

La reapertura del Canfranc podría ser una realidad en pocos años

Históricamente Aragón ha representado un papel geoestratégico sobresaliente en la esfera de las comunicaciones. Un posicionamiento que, gracias a la capacidad técnica, profesional y de dinámicas inversiones, ha logrado situar a la logística de mercancías y transporte como elemento nuclear de la “marca Aragón”.  El sector aporta un 5,5% del PIB regional y la Comunidad cuenta con casi el 40% del suelo logístico nacional, repartido entre las plataformas de Zaragoza, Teruel y Huesca. Un dato destacable, sobre todo porque la actividad fortalece el tejido económico-industrial del territorio aragonés y, por ende, de toda España.

Aragón es fuerte y puede seguir siéndolo; si bien, se precisa el reforzamiento de infraestructuras y la agilización de ciertos proyectos, para acabar tornando el horizonte de la potencialidad en fortaleza certera. Los nuevos fenómenos logísticos a los que asiste la comunidad y la emergencia de sinergias entre mercados, sobretodo las de matiz internacional, tan solo traslucen las buenas perspectivas del sector a medio plazo.

Desde hace años, Aragón ha acogido la logística como gen principal de su ADN, desarrollando una experiencia muy interesante con el transporte. Esto ha derivado en una combinación conceptual, actualmente denominada como “sector logístico y de transporte”. Habida cuenta de ello, en la comunidad aragonesa hay asentamientos de empresas líderes a nivel nacional, como Grupo Sesé o MarcoTrans. No obstante, dentro del mundo empresarial, la logística es mucho más que una cuestión relacionada con el transporte. Grandes como Pikolín, BSH, o la misma OPEL necesitan de una alta precisión logística a lo largo de toda la cadena de suministro para resultar competitivas y mantener su actividad en lo más alto.

Y bajo esta motivación se implementaron territorialmente las 1.200 hectáreas de la plataforma logística de Plaza, fundada en el año 2000. El proyecto supuso un “boom” para el sector, si bien lleva arrastrando la polémica de su verdeara explotación esde hace tiempo. Según el responsable de Logística y Transporte de la Cámara de Comercio de Zaragoza, Diego Artigot, Plaza ha sido una de las mejores ideas que se han  tenido en  nuestra comunidad y para la Comunidad: “En Aragón, si contamos con algo es espacio físico y hemos sabido aprovechar ese espacio para construir la mayor plataforma logística de Europa” explica. Plaza cuenta con conexión ferroviaria, conexión por carretera, además de conexión aeroportuaria. “Es de las pocas que existen a nivel europeo en este sentido y, de haber tenido mar, estoy convencido de que habría contado también con un puerto” revela. Para el desarrollo y funcionamiento de Plaza ha sido necesaria una equilibrada colaboración publico-privada. Sí es cierto que con los años de crisis ha habido un “parón en cuanto a la atracción empresarial, pero, ahora, arranca y se nota de nuevo el movimiento y seguiremos viendo incorporación de empresas en nuestra plataforma”, recalca Artigot.

Y sí es apreciable ese  redoble de tambores, porque últimamente la agenda logística de Aragón anda bastante apretada. Dos eventos relevantes llevan copando espacios mediáticos estos últimos meses: El Tren de la Seda y la reapertura de la línea del Canfranc. El Tren de la Seda viene desde China, y hace un recorrido espectacular, pasando por gran parte de Asia, Rusia, Europa, y, como última parada, España. “En estos momentos estamos tratando de negociar que Aragón sea una parada más”, cuenta. En el ámbito de la logística, las infraestructuras y la distribución, China está siendo uno de los países más inversores en estos momentos. En este sentido, la posibilidad de contar con una parada del tren de la seda en Zaragoza “supondría un gran avance para la logística en Aragón”, apunta.

El Tren de la Seda que une Yiwu con Madrid tendrá parada en Zaragoza en menos de un año

El Tren de la Seda que une Yiwu con Madrid tendrá parada en Zaragoza en menos de un año

Pero para que la ruta del Tren de la Seda modifique su trayecto y efectúe parada en Zaragoza, ha de analizarse la viabilidad de los factores implicados en este tipo de flujo de entradas y salidas de mercancías. Por ejemplo, la variable retorno. “Por los datos que tenemos en la Cámara de Comercio, el tren viene cargado sin ninguna dificultad, pero es cierto que en temas de retorno está habiendo mayores problemas”. En especial, por algo que Artigot considera que será resuelto próximamente: “desde España, nosotros mandamos a China, sobre todo, producto agroalimentario; entonces, este tren, al discurrir por zonas como Rusia, con temperaturas muy bajas en invierno, puede determinar que los alimentos no lleguen en perfectas condiciones. En este sentido, “desde el ámbito ferroviario se está trabajando mucho en la mejora de la refrigeración de los contenedores, para ese mantenimiento de temperatura constante. Esto supondrá una ventaja y un avance en nuestras exportaciones a China”, manifiesta.

Pos su parte, el tema del Canfranc es y ha sido una lucha que los aragoneses llevan librando desde que ocurriera el accidente del puente de L’Estanguet en 1970. Los franceses no quisieron rehabilitarlo y ha habido periodos de negociación en que la reapertura estaba más o menos cerca. Desde la Cámara de Comercio reconocen que se ha logrado dar  un paso muy importante: a través de un proyecto europeo, que lidera la región francesa de Aquitania y del que socio Aragón, se está consiguiendo la oportunidad de comenzar con los estudios del tramo que faltaba de analizar entre Canfranc y Bedous, de 16 km de difícil zona montañosa, además de la reapertura del túnel. Esta habilitación y reapertura de la zona necesita una inversión de unos 500 millones de euros; “Europa nos acaba de conceder casi diez millones. Vamos por buen camino, pero todavía hay que seguir luchando mucho para que la utopía se convierta en realidad”, zanja.

Algo similar ocurrió con la Travesía Central del Pirineo, otro de los ámbitos controvertidos de la logística aragonesa. Hace un tiempo, tuvo lugar la revisión de las Redes Transeuropeas de Transporte y “tuvimos la mala suerte de que en esos momentos el corredor mediterráneo estaba también compitiendo por entrar. El gobierno español tuvo que decidir no incluir la Travesía Central Pirenaica como proyecto prioritario” cuenta Artigot. Esto predispuso a la red española el mantenimiento de únicamente dos corredores: el mediterráneo y el atlántico; ruta norte y ruta costera. El trayecto del proyecto de la Travesía Central se iniciaba en el puerto de Algeciras, iba ferroviariamente hasta Madrid, pasaba por Zaragoza, y luego atravesaba el Pirineo para, a través de un tren de baja cota, llegar a París. No obstante, ha sido probado por Europa que el eje mediterráneo (Algeciras-Murcia-Valencia-Cataluña-Francia) sí podría tener una pata interna, entre Madrid, Zaragoza y Barcelona. Una unión de ejes que aportaría eficacia, eficiencia y  efectividad al intercambio de mercancías y a las relaciones comerciales. No obstante, este tipo de infraestructuras urgen disponer de reformas que mejoren sus condiciones.

Aragón cuenta con tres patas principales: las infraestructuras logísticas, las nuevas tecnologías y los recursos humanos. “Somos y hemos sido punteros en todas ellas, lo que ocurre es que ciertas infraestructuras se nos han quedado obsoletas”, analiza Artigot. Por eso se precisan conexiones verdaderamente eficiente y eficaz con Europa, como sería el ejemplo de la Travesía Central o el Canfranc. El proyecto del corredor cantábrico-mediterráneo, que une los puertos marítimos, es otra de las rutas que están en la palestra hoy día. Antes, había un tren semanal de OPEL que hacía el trayecto Zaragoza-Teruel-Valencia, pero, debido al mal estado de las estructuras ferroviarias, ahora tiene que alargar el recorrido, yendo hasta Tarragona y de ahí a Valencia. Por tanto, en estos momentos, “Aragón debe hacer el gran esfuerzo de mejorar este tipo de infraestructura para que sean del siglo XXI. Esto hará que nuestras empresas sean más competitivas, porque podrán utilizarlas” añade.

A Aragón se le despliega un buen futuro “si se continúa trabajando, tanto desde la parte pública como privada, en potenciar la atracción de nuevas empresas. Hemos hablado de Plaza, pero tenemos, aunque menos conocidas,  la ciudad del transporte, la plataforma de Teruel, la de Fraga o Huesca. También la de Centrovía (La Muela) o Valdeconsejo (Cuarte de Huerva)” desglosa. Hay capacidad para traer empresas a nuestro territorio, y lo importante de toda esta afluencia es la posibilidad de generar sinergias. Hay sectores fuertemente vinculados a la logística que deberían ser conocedores en profundidad de la amplia oferta de ventajas de nuestro territorio. El farmacéutico, el agroalimentario o el e-commerce, por ejemplo, “podrían aprovechar mucho mejor el potencial que tiene el aeropuerto de Zaragoza…porque somos el primer aeropuerto, el  más importante de España, en transporte de carga pura”, concluye Artigot.