La Cámara de Comercio de Zaragoza ha abierto nueva convocatoria para que estos profesionales se incorporen, temporalmente, a las plantillas de diversas empresas


Hay ocasiones en las que, introducirse en la exportación, supone un esfuerzo muy importante para empresas que acaban de comenzar su andadura. La necesidad de idiomas, de experiencia o el primer contacto con clientes suelen ser el talón de Aquiles de todas estas compañías. Por ello, estas nuevas situaciones requieren de perfiles profesionales que, de forma rápida y externa, puedan aportar soluciones.

Los Market Developer, técnicos expertos en comercio exterior, son los encargados de impulsar los proyectos de internacionalización. Por ello, la Cámara de Comercio de Zaragoza ha abierto una nueva convocatoria para que estos profesionales se incorporen, temporalmente, a las plantillas de diversas empresas.

El profesional tiene una dedicación a medida y flexibilidad para que pueda ajustarse a las necesidades del proyecto de cada empresa” explica la responsable del Área de Internacionalización, Marta Sorbed. “Normalmente ayudan en las primeras etapas de su proceso de internacionalización o ayudan a otras con más experiencia con recursos adicionales”, afirma Sorbed.

Estos recursos suelen ser los idiomas. “Estos expertos suelen centrarse en un par de mercados diferentes, con lo que hablar diferentes lenguas es fundamental”, apunta la responsable. El más demandado – explica- es el francés; sin embargo, “nuestros profesionales se desenvuelven en ruso, árabe, alemán o polaco, entre muchos otros”.

De entre todas las solicitudes, la Cámara de Comercio evaluará las acciones previstas en el plan de exportación de cada una y propondrá al técnico más adecuado para cada proyecto. Tras ello, su trabajo consiste en “realizar los análisis iniciales internos e investigar los mercados hasta la negociación final”, explica Jorge Ibor, Market Developer con varios años de experiencia en el sector. Todo ello se lleva a cabo con un desplazamiento periódico durante nueve meses, prorrogables a un año.

A lo largo de todo este tiempo, para afrontar los problemas o “retos”, como los define Ibor, “es importantísimo transmitir toda la ilusión posible al equipo comercial, enseñarles que la internacionalización es sinónimo de salud empresarial”, explica el técnico. Según sus experiencias, el idioma, la economía o los problemas informáticos son algunos de estos “retos”.

“Hay mucho amor al dólar y mucho miedo al euro. También ves que China está presente en prácticamente todos los mercados y que hay mucho miedo a lo desconocido”, asegura Jorge Ibor. Además, añade, ” si esto fuera fácil, lo haría todo el mundo”.

Para el éxito, Ibor apunta a la unión de tres “drogas”: el continuo aprendizaje, la ilusión y la valentía”. Sin embargo, tras 15 ediciones, el éxito ya está asegurado. ¿El resultado? Al menos un 60% de las empresas participantes vuelven a requerir este tipo de servicios impulsados por la Cámara de Zaragoza. “Las empresas nos trasladan que su participación en el programa ha impulsado su dedicación al mercado y ha mejorado su manera de abordarlos”, explica Sorbed.

Tras más de quince años de experiencia, “hemos aprendido que las motivaciones de las empresas son muy diferentes”, apunta Sorbed. Sin embargo “cada vez acuden más a nosotros aquellas con experiencia internacional pero que demandan técnicos como apoyo a sus departamentos”.

Más información