Artículo

«Las empresas extranjeras tienen las mismas oportunidades que las turcas a la hora de constituir una empresa allí»

La experta María Moreno nos cuenta las oportunidades de negocio en Turquía, donde hay demanda en los sectores de energías renovables, automóviles eléctricos y productos alimentarios.

Turquía ha registrado un crecimiento medio del 5,8% durante los últimos 15 años y se encuentra entre los principales proveedores internacionales de Aragón, solo superado por China, Alemania y Francia. María Moreno Cabanillas es consultora legal de Avanza, especializada en Turquía, y nos cuenta las claves para operar en este país.


María Moreno

En el año 2023 se celebrará el centenario de la creación de la República de Turquía. ¿Cómo ha evolucionado la economía del país en este siglo?

Turquía ha sido uno de los países con mayor crecimiento en los últimos 15 años, con una media de 5,8% de 2003 a 2017, y  se espera un crecimiento de 3,5% para 2020. Con la mejora de la economía, se ha creado una clase media consumidora con gustos más refinados.

Turquía cuenta con un acuerdo aduanero con la Unión Europea desde 1996 y un acuerdo para la protección de inversiones y de doble imposición, a los que se suman 19 acuerdos de libre comercio.

Sí, así es, y debería existir más información sobre estas posibilidades y facilidades que existen en Turquía. Hay exenciones al IVA e impuestos aduaneros en ciertos equipamientos importados, y las empresas extranjeras tienen las mismas oportunidades que las turcas a la hora de constituir una empresa. Se prioriza la inversión en regiones menos desarrolladas, para incrementar la producción local y ayudar a aquellas inversiones que generen transferencia de tecnología.

«Lo mejor es contar con representantes afines que hablen inglés o español para evitar un ‘lost in translation'»

¿La diferencia de culturas es un obstáculo para las empresas españolas?

Estambul es una ciudad moderna y en crecimiento continuo, y los turcos son trabajadores y emprendedores incansables. Para superar la diferencia de culturas y de forma de trabajar, lo mejor es contar con representantes afines y profesionales que hablen inglés o español para evitar un ‘lost in translation’.

¿Cómo se está adaptando el sector de la automoción, uno de los más potentes de Turquía, al vehículo eléctrico y otros combustibles alternativos?

El sector del vehículo eléctrico es todavía muy nuevo en Turquía y aquí podemos encontrar grandes oportunidades, desde tecnología hasta componentes. Los impuestos para su compra son muy bajos comparados con los convencionales. Empresas como Toyota producen coches híbridos como el Corolla Saloon Hybrid desde su planta de Sakarya y existen iniciativas para producir internamente este tipo de coches: la empresa GEN presentó en 2018 su prototipo TM- 480. Es necesario una mejora de la infraestructura de carga eléctrica y la autonomía de las baterías.

¿Existen apoyos estatales para impulsar las energías renovables?

Turquía es un país con un gran déficit energético y, a través de bonificaciones y exenciones fiscales, el gobierno ha conseguido que la producción de energía limpia crezca un 30%. Están previstas una serie de licitaciones para plantas de energía solar con una capacidad total de 3 gigavatios (GW) y con una inversión prevista de casi USD 4.800 millones. Existen grandes oportunidades en aquellos productos o ideas que apliquen la tecnología más avanzada en mejorar la eficiencia en el uso de la energía. El formato más utilizado para su conceder su gestión es a través de licitaciones pero, a nivel local y municipal, existen otro tipo de convocatorias. También existe un nicho de mercado muy interesante en gestión de los residuos y purificación de aguas.

En los últimos años se ha caracterizado al país como una economía con una población muy joven y formada. ¿Tienen gustos más occidentalizados?

Turquía cuenta con 13 millones de jóvenes de 15 a 24 años. Cada vez más jóvenes rurales estudian en la universidad, por lo que el mercado laborar se enriquece cada año y, con ello, el país. En su día a día, Internet y la televisión son servicios esenciales para ellos.

¿Tienen salida los productos agroalimentarios aragoneses y el vino o es un mercado complicado?

Es un mercado por descubrir, muy cambiante y donde pueden surgir oportunidades en cualquier momento. Desde 2010 la tendencia ha sido aperturista y se ha producido un incremento en la importación de productos alimentarios. Se ha producido un aumento de la producción local vinícola, el gusto del consumidor se ha refinado y se busca una calidad premium que todavía las bodegas turcas no han sabido encontrar.

También te puede interesar

Quiero recibir los casos de éxito en mi email