Representantes de las Cámaras aragonesas y de Tarbes, en las instalaciones de Tarmac Aerosave

Representantes de las Cámaras aragonesas y de Tarbes, en las instalaciones de Tarmac Aerosave

Los representantes de las Cámaras de Aragón que participaron el viernes en la visita empresarial a la localidad francesa de Tarbes constataron las grandes posibilidades de colaboración que existen entre ambos territorios, por ejemplo en el campo de la aeronáutica, por lo que se va a seguir trabajando para estrechar vínculos económicos y generar sinergias empresariales.

La delegación aragonesa estuvo encabezada por el presidente de la Cámara de Huesca, Manuel Rodríguez, que también estuvo representada por el vicepresidente 2º, Francisco Lalanne, y la secretaria general, Celia Elfau. Por parte de la Cámara de Teruel, asistieron Luis Lorente, miembro del Comité Ejecutivo, y el secretario general, Santiago Ligros. La Cámara de Zaragoza estuvo representada por Claudio Monti, miembro de la comisión de Industria, y presidente del Cluster Aeronáutico de Aragón. Asimismo, estuvieron presentes José Miguel Nasarre, director de Fundesa, y Miguel Ángel Piñero, asesor de la Fundación Transpirenaica. El presidente de la Cámara de Tarbes, François Xavier Brunet, acompañó en todo momento a la delegación aragonesa, junto a otros miembros de la entidad gala.

Visita a empresas del sector aeronáutico

Los representantes de las Cámaras tuvieron la oportunidad de conocer dos empresas del sector aeronáutico ubicadas en Tarbes: Tarmac Aerosave, y Daher Socata, cuyas instalaciones visitaron durante la mañana. Philippe Fournadet, director general de Tarmac, explicó el funcionamiento y características de esta empresa, fundada en 2007, y que se dedica al almacenamiento, reparación y desguace de aviones. Tarmac va a iniciar actividad en el aeropuerto de Caudé en Teruel. Hay que tener en cuenta que Caudé tiene una capacidad de estacionamiento para 225 aeronaves, mientras que la de Tarbes está establecida en 25 aparatos. La principal actividad que se desarrolla en Tarbes es el desguace, actividad con la que se recupera alrededor del 80 % de los componentes de los aviones.

Fournadet indicó que va a comenzar una bolsa de contratación de personal para trabajar en sus instalaciones de Caudé, y que, una vez que ya ha obtenido la certificación internacional, en el segundo semestre comenzarán a llegar aviones para su estacionamiento. También señaló que durante el próximo año podrían también emprender trabajos de desguace de aviones en el aeródromo turolense.

El responsable de Tarmac y los representantes de las Cámaras aragonesas y de Tarbes coincidieron en las grandes posibilidades de sinergias que se abren, por ejemplo, en el ámbito de la formación de trabajadores de esta compañía o de posibles empresas auxiliares.

A continuación se visitaron las instalaciones de Daher Socata, empresa que produce estructuras y componentes para distintas compañías de aviones (Airbus, Dassault, Eurocopter, Falcon, etc.), y fabrica también sus propias aeronaves.

La jornada se completó con una visita a la sede de la Cámara de Comercio de Tarbes, donde se inauguró al público una exposición de fotografías y paneles representativos del turismo y la industria de la provincia de Huesca. Este acto contó con la asistencia del alcalde de Tarbes, Gerard Trémège, y la alcaldesa de Huesca, Ana Alós, ciudades que cumplen ahora 50 años de su hermanamiento. Ambos señalaron en sus discursos la importancia de que se estrechen lazos empresariales y económicos entre ambos territorios, y recalcaron su voluntad de apoyar desde sus instituciones las iniciativas que en este sentido impulsen las Cámaras de Comercio.

Esta visita es una de las actividades que las Cámaras organizan con la finalidad de profundizar en la colaboración económica y empresarial entre ambos lados de los Pirineos. Como se recordará, el pasado 6 de febrero se firmó en Huesca un convenio de colaboración entre las Cámaras de Aragón y las francesas de Pau Béarn y Tarbes et Hautes Pyrénées por el que se comprometían a trabajar conjuntamente en el desarrollo económico. Para ello, se planteaban como principales líneas de actuación la mejora de las infraestructuras de transporte, el fomento de los intercambios empresariales transfronterizos, y la ejecución de proyectos comunitarios transnacionales.