El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, acompañado del consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, participará en un show cooking de alimentos de Aragón llevado a cabo por la Escuela de Hostelería Topi.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, acompañado del consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, participará en un show cooking de alimentos de Aragón llevado a cabo por la Escuela de Hostelería Topi.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, se ha mostrado convencido de que si 2016 ha sido el año del «desatasco» de dos sectores claves como las renovables y la logística, 2017 tendrá la misma relevancia para la agroalimentación y la cultura. Así lo ha expresado durante su participación, junto al consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, en una muestra de cocina de alimentos de Aragón de calidad diferenciada y productos con denominación de origen, llevado a cabo por la Escuela de Hostelería Topi, de la Fundación Picarral.

Lambán ha incidido en el peso de la agroalimentación en la economía de la Comunidad y apuesta por encontrar, junto con todos los actores, la fórmulas más idóneas para comercializar y hacer llegar los productos de Aragón en todo el mundo, desarrollando «de una vez por todas sus potencialidades».

Tras resaltar las virtudes de los productos y del auge de la cocina aragonesa, ha asegurado que existen numerosas razones para estar «orgullosos» de los alimentos, los restauradores, los restaurantes, las denominaciones de origen y de todas las industrias agroalimentarias. Lambán y Olona han animado a los aragoneses a consumir alimentos de la tierra durante estas fechas navideñas en que las mesas se convierten en el centro de los encuentros de familiares y amigos, tanto para favorecer los productos de Aragón como por puro deleite.

Con el objetivo de promocionar los productos aragoneses para estas fechas navideñas, el acto ha reunido a los representantes de las diferentes denominaciones de origen, productores y comercializadores.

La cercanía no está reñida con la calidad ni con la innovación, y estos alimentos cercanos satisfacen el apetito y alimentan al territorio aragonés, en la medida en que hacen crecer un sistema productivo que contribuye de forma importante a la vertebración cultural, social y económicamente.

Alimentos de Calidad Diferenciada

Los Alimentos de Calidad Diferenciada son aquellos productos que están protegidos por una normativa de la Unión Europea que garantiza el cumplimiento de unos requisitos superiores a los exigidos para el resto de productos.

Entre las Denominaciones de Origen Protegidas aragonesas se encuentra el jamón/paleta de Teruel, el melocotón de Calanda, el aceite del Bajo Aragón, el aceite Sierra del Moncayo y la cebolla de Fuentes. Mientras que bajo las siglas IGP hallamos al ternasco de Aragón y alimentos como el espárrago de Navarra y la carne de Ávila, que, aunque su origen con está en Aragón, parte de su proceso de producción se realiza en esta Comunidad.

Otro reconocimiento de excelencia es el sello C’alial, marca de garantía del Gobierno de Aragón. La composición y características, los métodos de producción y elaboración, los niveles de calidad mínimos o las formas de presentación comercial son establecidos de acuerdo con la naturaleza de cada producto. Sin embargo, en todos los casos hay un requisito común: además del control interno de que cumplen con todas las normas del reglamento, los fabricantes de un producto C’alial tienen que contratar los servicios de un organismo independiente y especializado para realizar un control externo.

En la actualidad, alrededor de 40 productos de lo más variado poseen el sello C’alial, entre los que encontramos: arroz, borraja, longaniza, morcilla, huevos, queso, trenza, frutas de Aragón y pastel ruso, entre otros.

Por su parte, la Producción Ecológica pretende impulsar los productos de calidad agroalimentaria que respetan el medio ambiente en su elaboración, sin la utilización de productos químicos, usando abonos de residuos orgánicos. Entre algunos ejemplos encontramos conservas, aceites, cafés o frutas. Además, el sello de Artesanía Alimentaria destaca los productos elaborados por empresas familiares, de forma individualizada y manual, como pueden ser lácteos, miel, azafrán, salazones, vinagres y otros muchos.

Muy conocidas son las Denominaciones de Origen vitícolas aragonesas: D.O. Calatayud, D.O. Campo de Borja, D.O. Cariñena y D.O Somontano. Todas ellas, cuentan con un consejo regulador que se encarga de garantizar el cumplimiento de las normas de producción que otorgan al producto la calidad que ha sido reconocida.