Artículo

La Unión Aduanera celebra su 50 aniversario

La construcción de un espacio común para el comercio entre los países de la Unión Europea supuso un antes y un después en las posibilidades de internacionalización de las empresas. Esta unión cumple ahora medio siglo y la Cámara de Comercio albergó una jornada conmemorativa

El 1 de julio de 1968 desaparecían los aranceles en la Unión Europea y se creaba la Unión Aduanera. Un hito histórico que ha contribuido a la internacionalización de muchas empresas y que ahora cumple 50 años. Con este motivo, la Cámara de Comercio de Zaragoza albergó una jornada conmemorativa en la que intervinieron Pilar Jurado, directora del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la AEAT, José Francisco Casajús, jefe de la Dependencia Regional de Aduanas, y Paloma Villaró, delegada Especial AEAT en Aragón.

Paloma Villaró, Pilar Jurado y José Francisco Casajús, durante la jornada del 50 aniversario de la Unión Aduanera.

Paloma Villaró explicó cómo se creó la Unión Europea, buscando evitar los problemas que sufrió Europa a principios de siglo XX. “Se apostó por la integración en todos los ámbitos y el económico y mercantil fue muy importante”, explica la delegada de AEAT. “El contar con un mercado único benefició a todos los ciudadanos porque empezamos a acceder a más y mejores productos. Las empresas progresaron y, con ellas, el empleo también”, añadió Villaró.

La agencia tributaria es la responsable de las aduanas, que se sustentan sobre dos pilares básicos, según Casajús, “facilitar el comercio a las empresas y garantizar la protección de la seguridad y salud del ciudadano en el caso de mercancías peligrosas”. La aduana es el mecanismo que el Estado pone a disposición del ciudadano, pero son las empresas las que hacen la Unión Aduanera: para que una administración funcione es imprescindible tener una relación constante y fluida, que sepa captar problemas rápidamente y solucionar problemas.

Uno de los principales retos al que se enfrenta la Unión Aduanera es modernizar los procedimientos y promover la innovación con el uso de tecnologías avanzadas e inteligencia artificial.

Pilar Jurado explicó que la creación de la Unión Aduanera tuvo una doble vertiente: interna (libre circulación de mercancías entre los estados miembro) y externa (aranceles acordados para terceros países). El nacimiento de la Unión Aduanera contribuyó a la creación de un presupuesto común (aportando la recaudación de los aranceles) y a la homogeneización de las normativas, con modelos únicos para todos los países que facilitaron mucho la burocracia. “El acta única europea fue el hito normativo necesario para poder abrir todas las fronteras”, apuntó la directora de Aduanas.

En la actualidad el comercio exterior ha cambiado mucho y han aparecido potencias como las asiáticas pero, aún así, Europa sigue siendo un socio comercial muy importante. Uno de los principales retos al que se enfrenta ahora la Unión Aduanera es modernizar los procedimientos y promover la innovación con el uso de tecnologías avanzadas e inteligencia artificial. “Hay que optimizar los sistemas electrónicos de todos los estados para facilitar el trabajo”, señaló Jurado.

Otro reto sigue siendo el de garantizar la seguridad de la comunidad y sus ciudadanos, y protegerlos con controles sanitarios y medioambientales, así como la lucha contra el fraude. Para ello es muy importante la coordinación con los cuerpos policiales y también entre autoridades, buscando fórmulas para compartir la información más allá de la ventanilla única.

El comercio electrónico y la aparición de nuevas potencias comerciales son frentes abiertos en los últimos años a los que habrá que adaptarse, así como la protección de los intereses financieros de los estados miembros. Y, por supuesto, la Unión Aduanera vive muy de cerca el tema del Brexit.

Sobre este asunto, hay un acuerdo bastante avanzado, pero faltan por cerrar elementos como los derechos y las obligaciones de los ciudadanos, según señaló la directora de Aduanas. “Es como un divorcio, pero no con separación de bienes, sino con gananciales”, explicó Jurado, “se trata de evitar una salida muy brusca y lo que se haga va a ser un precedente para el futuro de la Unión Europea”.

Durante el acto, tuvo lugar una mesa redonda sobre los 50 años de la Unión Aduanera, en la que se compartieron experiencias y reflexiones entre responsables de los departamentos logísticos de varias empresas aragonesas: Ángel López, del departamento de aduanas de Opel España, Eduardo Compains, director de logística de BSH España, Daniel Larriba, director de logística del Grupo SAMCA, Juan José Serrano, presidente de la Asociación de Transitarios, Expedidores Internacionales y Asimilados (ATEIA España) y José Miguel Guinda, de Cámara de Comercio.

Todos ellos coincidieron en la importancia de la Unión Aduanera para la internacionalización de las empresas y en lo mucho que ha evolucionado el comercio gracias a ella. José Miguel Guinda recordó cómo empezaron las aduanas en Aragón, con la de la Estación de Canfranc, continuando luego con la Aduana de Zaragoza y el aeropuerto, impulsando así el desarrollo del comercio internacional en la Comunidad. Las cifras son claras: de 669 milllones de euros en importaciones y 1.209 millones de euros en exportaciones en 1986 a 10.875 y 12.000 millones de euros respectivamente el año pasado. “Hay que felicitarse por estos datos y por todo lo que se ha conseguido”, resaltó.

En la mesa se reconoció que en Aragón las exportaciones comenzaron a raíz de la implantación de Opel en Figueruelas. “Nosotros empezamos en 1981 y tuvimos que adaptarnos a todas las normativas que fueron surgiendo. Los retos han sido muy grandes. El mercado europeo y el exterior son muy difíciles, pero fuera de la Unión Europea, la marca CE nos abre muchos caminos.”, explicó Ángel López, el responsable de Aduanas de la compañía.

Pero ahora existen muchas más empresas que comercian con otros países, gracias en parte al camino que abrió la Unión Aduanera. “Cuando empecé a trabajar hace diez años daba por hecho que no hay fronteras y eso es un logro que se consiguió hace 50 años. Nuestro campo de juego fundamental es la Unión Europea, pero a veces surgen clientes, por ejemplo en Rusia, donde te topas con la realidad y te das cuenta de cómo serían aquí las cosas si no existiera la Unión Aduanera”, señaló Compains, director de Logística de BSH.

Algo que corroboró también el presidente de ATEIA: “Hay que reconocer las trabas y trámites que nos ahorramos en Europa. Lo ponemos en valor cuando salimos de aquí y nos damos cuenta de que la unión aduanera nos ofrece ventajas indudables”.

El aeropuerto de Zaragoza ha mejorado su posición en los últimos años y se ha convertido en el segundo de España en cuanto a tráfico de mercancías.

Entre las compañías que se internacionalizan encontramos muchas pequeñas empresas que lo tienen más difícil por falta de infraestructuras o personal. Ahí surge la Asociación de Transitarios, Expedidores Internacionales y Asimilados (ATEIA), que cubre las necesidades de estas empresas pequeñas que externalizan el comercio exterior y que representa a una docena de empresas en Aragón. Su presidente, Juan José Serrano, conoce muy bien el sector y aseguró que “Zaragoza es una envidia para el resto de España. Nuestra aduana es un ejemplo de rapidez y buena gestión. Para que surjan más operadores debe haber buenas estructuras”.

El director logístico de Grupo Samca, Daniel Larriba, también compartió estas impresiones: “Las demoras  conllevan gastos muy importantes. La aduana es consciente y nos plantea alternativas para solventar problemas. Nos sentimos bien acompañados. Nosotros no hacemos distinción entre las operaciones comerciales dentro de territorio nacional o dentro de la Unión Europea porque sólo cambia la documentación necesaria, pero no conlleva riesgos diferentes. Sin embargo, con los terceros países es diferente”, explica.

Medios de transporte: Ferrocarril, aeropuerto, puertos…

Uno de los medios de transporte clave para las operaciones internacionales es el ferrocarril. “Mercazaragoza recibe en la actualidad una media de seis trenes diarios. Nadie se podía imaginar esto cuando empezamos”, explicó José Miguel Guinda.  “El ferrocarril es muy importante para nosotros y todos los meses trabajamos con dos o tres trenes que llegan vía Teruel desde Valencia”, añadió Ángel López.

“Nosotros creemos totalmente en el ferrocarril. De hecho, invertimos en una intermodal en Monzón. Toda la materia prima que viene por mar, no puede depender sólo de camiones. El tren es una alternativa muy necesaria que ayuda a descongestionar los puertos y la experiencia ha sido muy positiva”, aseguró Daniel Larriba.

Pero este medio de transporte también tiene su punto débil cuando salimos de España. “Lo peor es mover vagones a través de Europa por el ancho diferente de vía que tenemos en España. El ferrocarril debe mejorar”, señaló Compains. “Debemos aprovechar Canfranc para traer el ancho europeo de vía. Zaragoza está muy bien ubicada y el desarrollo del ferrocarril sería muy bueno. Ahora toca menos AVE y más contenedores”, añadió Serrano.

También el aeropuerto se ha consolidado como lugar de entrada y salida de mercancías. Guinda resaltó que el aeropuerto de Zaragoza ha mejorado mucho y se ha convertido en el segundo de España en cuanto a tráfico de mercancías. El director del aeropuerto, Marcos Díaz, que se encontraba entre el público asistente, quiso añadir que el punto fuerte de esta infraestructura era la rapidez porque aseguraban que en menos de tres horas se carga o se descarga un avión. “Eso es fundamental para una empresa”, concluyó.

Asimismo, la ubicación de Zaragoza facilita las conexiones con los puertos, como resaltó Compains: “Los enlaces con Barcelona son buenos y con Valencia han mejorado mucho”.

En la mesa también se habló sobre la formación, llegando a la conclusión de que la Universidad debería impartir materia específica sobre aduanas porque se echa en falta más personal preparado. No obstante, José Miguel Guinda puso en valor los cursos de Comercio Internacional que ofrece la Cámara de Comercio y que pueden ser una opción para las empresas.

 

 

También te puede interesar

Internacionalización a través de grandes superficies: “no se puede dejar nada a la improvisación”

Marina Molina, directora de exportación de Chocolates Lacasa, e Izaskun Ríos, jefa de cuentas de Myta, protagonizaron una mesa redonda en ‘Redacción’, el canal de comunicación de Club Cámara, donde explicaron algunas de las claves que han llevado a sus empresas a triunfar en los mercados exteriores. Bajo la moderación de Miguel Ángel Martínez, jefe de servicio del Área […]

El número de exportador autorizado: simplifica los trámites para acceder a aranceles reducidos

Los Tratados de Libre Comercio de la Unión Europea con otros países permiten establecer reducciones arancelarias. Para beneficiarse de esta ventaja, a medio plazo será obligatorio contar con un número de exportador autorizado, que sustituye al tradicional EUR.1, eliminando burocracia y posibles problemas Con el 20% de las importaciones y exportaciones mundiales, la Unión Europea […]

Quiero recibir los casos de éxito en mi email