Edward Park, director ejecutivo del grupo internacional KABUL y tercera generación de la familia fundadora, ha expuesto a la consejera de Economía los planes de expansión de la planta española de la filial de automoción, situada en la localidad zaragozana

La consejera de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, ha recibido hoy al director ejecutivo del grupo internacional KABUL, tercera generación de la familia coreana que lo fundó en 1955 con inversiones en la industria textil de la capital de Afganistán y que a partir de los 90 se diversificó internacionalmente en los sectores de industria del acero y el metal, la construcción, el medio ambiente, el sector médico, y el cableado eléctrico y otros componentes de automoción.

En este último sector, el grupo tiene en Europa dos plantas en Alemania, una en la República Checa y otra en España, concretamente en Borja, cuya ampliación iniciada hace unos meses concluirá para los próximos junio o julio, según ha confirmado el empresario coreano a Marta Gastón. A partir de entonces se afrontarán nuevas contrataciones, ampliando la plantilla desde los 250 empleados del año pasado hasta 350, es decir, 100 nuevos puestos de trabajo.

Por su parte, la consejera de Economía ha reiterado el apoyo que ya les mostraron tanto el presidente de Aragón, Javier Lambán, como ella misma durante las visitas que hicieron a la factoría de Borja -ha recordado- en abril y septiembre del año pasado, respectivamente.

La planta española de KDK-Dongkook Automotive en Borja cuenta con dos líneas de pintura, 35 máquinas de inyección de moldes de todo tipo de componentes y 27 unidades de ensamblaje y, entre otros clientes, trabaja para las marcas Audi, Volkswagen, Opel o Seat, así como Daimler, Smart, BMW o Skoda.

La empresa coreana lleva meses construyendo una nueva nave y un módulo de oficinas, entre otras inversiones. En 2015 invirtió 0,5 millones en la mejora de la línea de pintura. En 2016 fueron 16,4 millones en total, repartidos en 1 millón para mecanizado, 0,9 para una nueva zona de inyección, 2,7 en máquinas de inyección, 4,3 en una nueva línea de pintura, 1,5 en un nuevo almacén y 6 millones más en otro mecanizado.

Para este año tiene previsto invertir 3,2 millones de euros: 0,7 en máquinas de ensamblaje, 1 millón en un sistema de mejora, 1 millón más en acondicionamiento del almacén y 0,5 en otras actuaciones. En total KDK alcanzará por tanto 20,1 millones de inversión en estos tres años en su única factoría en España de la división de automoción, que cuenta con otras dos plantas en Alemania y una en la República Checa.

El plan de negocio que los directivos de KDK han presentado en el departamento de Economía prevé elevar la facturación, que en los últimos años estaba entre 24 y 25 millones y el año pasado ya subió a 37, hasta un total de 50 millones de euros en 2018, según ha explicado el director gerente de Aragón Exterior (Arex), Javier Andrés, al término de la reunión.

También han asistido por parte del grupo empresarial coreano la managin director de KDK-España, Soming Jang, y el área sales manager, Antonio Lozano, que ha facilitado la comunicación en inglés, y por parte del Gobierno el director general de Economía, Luis Lanaspa, y la técnica de captación de inversiones de Arex Carmen Font.