La demanda interna continúa sosteniendo el destacado crecimiento de la Comunidad Autónoma, tanto en Consumo como en Inversiones

Según las estimaciones realizadas por el IAEST (Instituto Aragonés de Estadística), sobre los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral publicados por el INE, el Producto Interior Bruto aragonés creció un 0,7% en el primer trimestre de 2015, y un 2,3% respecto al mismo trimestre del año anterior.

En términos comparativos Aragón crece este trimestre por encima de la zona euro que se sitúa en un 0,4% trimestral y un 1% interanual y en la línea de crecimiento español, que registra cifras medias del 0,9% y del 2,7%.

Desde el punto de vista de la demanda, se observa una aceleración del consumo. Así, el consumo de los hogares registraba en Aragón un crecimiento del 3,6% en el primer trimestre del ejercicio, superior a la media nacional (3,5%), y seis décimas por encima del período precedente. Este comportamiento de los hogares, que muestra los mejores registros desde finales del año 2007, vendría impulsado principalmente por la mejora del mercado laboral, así como por el mejor comportamiento del consumo de gasolinas y gasóleos. Además, el creciente dinamismo del mercado crediticio estaría permitiendo un abaratamiento y mayores facilidades de acceso a préstamos por parte de los agentes institucionales para la financiación de bienes de consumo duradero.

La inversión se comporta de forma desigual en sus dos componentes principales. Mientras la inversión en construcción se acelera en términos interanuales hasta alcanzar un inédito 9,0%, frente al 4,9% de la media nacional, lo que supone el mayor ritmo de crecimiento del sector en toda la serie histórica. Por su parte, la inversión en bienes de equipo, anota un avance del 10,3%, inferior en más de tres puntos al trimestre anterior pero por encima del conjunto de España (9,4%). Un menor dinamismo del sector industrial y la importación de bienes de capital durante el período de referencia explicarían este comportamiento

La información disponible en materia de sector exterior permite hablar de un menor drenaje al crecimiento de la economía aragonesa. Según las estimaciones realizadas a partir de las cifras de Aduanas, las exportaciones de bienes crecieron un notable 30,0% en el primer trimestre del año, casi doce puntos por encima del avance del trimestre anterior. En el caso de las importaciones, estas crecieron a un ritmo menor que el período precedente, hasta el 31,2%. De esta forma, el agregado de intercambios con el exterior ha permitido mejorar en 37 millones de euros el saldo comercial positivo del trimestre respecto al último cuarto del año pasado.

Desde el punto de vista de la oferta, en el primer trimestre de 2015 se ha producido una desaceleración generalizada en los ritmos de crecimiento, que se reparte de forma desigual. El liderazgo en este período corresponde al sector de la construcción que, con un avance del 4,2%, una décima inferior al trimestre anterior, sigue presentando un notable ritmo de avance que evidencia la solidez de su recuperación. Especialmente visible resulta la evolución de ocupados en el sector, de acuerdo a los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), puesto que la licitación y los visados han mantenido un comportamiento más contenido.

La industria manufacturera consolida a principios de año el cambio de tendencia respecto a los ejercicios anteriores al crecer un 4,0%; casi dos puntos inferior, empero, al período precedente, pero muy superior al conjunto nacional que registró un 2,8%. Esta evolución respondería a un menor dinamismo de la actividad productiva del sector que fue compensada en parte por el aumento en la utilización de la capacidad productiva.

El sector servicios, que representa en torno al 60% del empleo y producción totales de la economía aragonesa, aumenta un 1,9%, tasa inferior a la registrada en el trimestre anterior donde alcanzó un 2,4%. Por lo que respecta al comportamiento en el primer trimestre del año de las ramas comercio, transporte y hostelería, estas crecen un destacado 3,5%.

Por último, el sector agrícola, cuyos datos vienen arrojando en los últimos trimestres una elevada volatilidad, experimenta un aumento del 1,6% en el primer trimestre, después de caer un 3,2% a finales de 2014. Este avance contrasta con la caída del 2,6% que registra la media nacional. El dinamismo de la producción ganadera en los tres primeros meses del año podría explicar una parte destacada del comportamiento del sector primario aragonés en este período.

En suma, Aragón sigue presentando unos sólidos fundamentos que afianzan la recuperación generalizada de la Comunidad Autónoma, situación que debería prolongarse en los próximos trimestres, a la vez que un mayor impulso de la industria y las ventas exteriores debería permitir recuperar de nuevo el diferencial positivo que ha venido manteniendo de forma habitual con la economía nacional desde inicios de 2013.

Más información