Artículo

«La certificación PCQI es obligatoria para tener las puertas abiertas en EEUU»

Las empresas de alimentación deben adaptarse a la normativa estadounidense para productos elaborados de consumo humano y uno de los requisitos es la formación.

La Ley de Modernización de la Inocuidad Alimentaria (FSMA) es la legislación sobre inocuidad alimentaria que aprobó EE.UU. en 2016 y que cambia el enfoque existente hasta ahora, pasando de reaccionar ante los problemas provocados por los alimentos comprados a otros países, a empezar por prevenirlos. Una de las principales novedades de esta ley es que exige que la empresa exportadora cuente con un técnico responsable de los manuales y calificado por la FDA (Food and Drug Administration), el llamado Individuo Cualificado en Control Preventivo (PCQI).

José Luis Gómez, formador de GOCA Consulting Services, estuvo en Cámara Zaragoza impartiendo un curso para cualificar a los trabajadores como Individuo Cualificado en Control Preventivo (PCQI) y nos contó cómo deben prepararse las empresas para cumplir esta normativa.

José Luis Gómez.

-Estados Unidos ha cambiado su legislación para la materia alimentaria que entra en el país…

Es el cambio más importante que han realizado en los últimos 70 años y afecta a todos los productos que van a ser consumido por humanos. Entró en vigor en 2017 y toda empresa que quiera vender en Estados Unidos tiene que cumplir la norma. El Gobierno ha sentado las bases mínimas en cuanto a requisitos legales porque hasta ahora el nivel de seguridad dependía más de las normas que imponía cada empresa.

-La norma crea una nueva figura: el PCQI.

Sí, la legislación exige que alguien en la emprea tenga la certificación PCQI. Se trata de un título que otorga capacidad para implementar la calidad y los controles y es obligatorio para tener las puertas abiertas en Estados Unidos. La norma marca que debe haber una persona con este título, pero es recomendable que lo tengan varios empleados porque hay que verificar registros cada siete días y es mejor disponer de alguien más por si el encargado tiene vacaciones, está de baja, etc.

Más de una decena de trabajadores asistieron al curso en Cámara Zaragoza.

-¿Las empresas tienen que cambiar su forma de trabajar?

Lo primero de todo: tienen que registrarse en la FDA para que les asignen un número y pasen a inspeccionarlos. Esta es otra novedad, ahora las inspecciones se hacen en origen, como mínimo, cada cinco años, y son revisiones exhaustivas, de cuatro o cinco días. Además, con la nueva ley, los importadores son responsables legales  y tienen que cumplir un programa de verificación de proveedores extranjeros. Las autoridades inspeccionan primero a los importadores y, en función de lo que averiguan, lo hacen también con los proveedores. Antes los importadores se movían sólo por la calidad y el precio, pero ahora también eligen a las empresas más fiables, con las que saben que no van a tener problemas legales. También puede haber más inspecciones para los productos más sensibles.

-¿Qué recomienda a las empresas que exportan a Estados Unidos?

Que se adapten cuanto antes. La nueva norma pretende cambiar el enfoque, ser preventivos en lugar de reactivos. Quieren ver un cambio de actitud y de formatos en las empresas y para ello es imprescindible la formación para poder implementar los controles.

También te puede interesar

Quiero recibir los casos de éxito en mi email