Sharoj Habibi, socio fundador de Ibero Persia, ha sido el protagonista de un desayuno de trabajo dedicado a analizar las oportunidades de negocio en Irán.

Club Cámara Internacional, la plataforma de Cámara Zaragoza que agrupa a las empresas con la mirada puesta en los mercados exteriores, ha organizado este viernes 4 de mayo un desayuno de trabajo dedicado a analizar las oportunidades de negocio en Irán. La sesión, patrocinada por Bantierra, ha contado con Sharoj Habibi, socio fundador de Ibero Persia, la primera empresa consultora especializada en el comercio entre España e Irán tras el levantamiento de sanciones internacionales en 2016.

Sharoj Habibi, con larga experiencia en el comercio con Irán, ha centrado su exposición en la situación general del país, del que ha destacado su “atractivo”, con 80 millones de habitantes, en su mayoría jóvenes. “Antes del levantamiento de las sanciones, recuerdo incluso suplicar a productores de aceite que vendieran a Irán; tras 2016, se ha producido un boom de empresas interesadas en el país, pensando que es un sitio fabuloso para hacer negocios. La realidad es que ni antes era tan malo ni ahora es tan fácil“.

Habibi ha señalado que ningún análisis sobre la economía de Irán puede obviar la coyuntura geopolítica de Oriente Medio, que ha comparado “con una zona sísmica en la que chocan dos placas, Arabia Saudí e Irán”. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, con un giro favorable a los saudíes, ha puesto en entredicho el acuerdo nuclear con el régimen iraní, “del que se ha beneficiado sobre todo la Unión Europea”, ha precisado el experto. “Existe la posibilidad de que se retire el acuerdo, pero las oportunidades de negocio seguirán ahí e incluso van a aumentar, porque pase lo que pase seguirá siendo un mercado muy grande con muchas necesidades que cubrir”, ha advertido Habibi.

Para Habibi, “estamos en un tiempo de siembra; es un buen momento para hacer contactos en el país, un trabajo que luego dará sus frutos”. Además, ha recordado, el papel de Irán en la región lo convierte en una excelente plataforma para entrar en los mercados de Siria e Iraq, donde por la situación de inestabilidad, “se valora sobre todo que se garantice servir el producto allí donde se necesita”. “No esperéis a que Irán pinte bien para entrar, porque será la primera señal de que ya está todo hecho; es en estos momentos duros en los que se generan oportunidades”, ha recalcado.

Con todo, las dificultades no son pocas. Los socios del Club Cámara Internacional se han interesado sobre todo por los problemas de financiación en el país, agravados por el contexto internacional. Esta situación ha permitido a países como China ser un socio perfecto para Irán, con una posición preferente difícil de desplazar.