Artículo

Inocencio Arias: «La elite de EEUU está descubriendo que España es un país puntero en determinados sectores»

[infobox title=’España-EEUU: cómo nos vemos’]El exdiplomático Inocencio Arias explicó ayer en Zaragoza cómo son las relaciones entre España, Europa y Estados Unidos: qué nos une, qué nos distancia y por qué existe un desconocimiento generalizado entre los norteamericanos sobre nuestro país.[/infobox] Con 40 años de servicio en la diplomacia española, Inocencio Arias comenzó su carrera en las embajadas […]

[infobox title=’España-EEUU: cómo nos vemos’]El exdiplomático Inocencio Arias explicó ayer en Zaragoza cómo son las relaciones entre España, Europa y Estados Unidos: qué nos une, qué nos distancia y por qué existe un desconocimiento generalizado entre los norteamericanos sobre nuestro país.[/infobox]

Inocencio Arias. Fotografía: La Truca Estudios / ESOEN

Inocencio Arias, ayer en la Cámara de Zaragoza. Fotografía: La Truca Estudios / ESOEN

Con 40 años de servicio en la diplomacia española, Inocencio Arias comenzó su carrera en las embajadas de Bolivia, Argel y Portugal y ha ejercido como secretario de Estado de Cooperación, subsecretario de Asuntos Exteriores, embajador de España en Naciones Unidas y portavoz del Ministerio de Exteriores con tres gobiernos diferentes (UCD, PSOE y PP). Arias protagonizó ayer una master class del Programa de Desarrollo de Alta Dirección de ESOEN Business School en una jornada que se impartió en la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Zaragoza, institución con la que la escuela de negocios ha firmado recientemente un acuerdo de colaboración. El exdiplomático analizó cómo nos vemos los norteamericanos y los españoles, un cóctel de fascinación-rechazo y clichés. «Sin embargo, la elite norteamericana está descubriendo que España es un país puntero en determinados sectores empresariales», apuntó.

Arias destacó que la hegemonía norteamericana no cuenta con parangón histórico: «EEUU ha logrado algo que no pudieron los imperios anteriores: ninguno gozó de la influencia a escala mundial que tienen ellos. Es una potencia económica, política, militar y cultural». ¿Cómo vemos los españoles a los americanos? «De una forma ambivalente. Existe una parte de mimetismo y de consumo alocado de productos norteamericanos y otra de rechazo. El mimetismo se refleja en la clase media española, que quiere enviar a sus hijos a terminar sus estudios en EEUU. El cine americano invade literalmente las pantallas españolas y europeas -España es el quinto consumidor mundial de cine norteamericano- y la ‘colonización’ por el cine se refuerza con las series de televisión, la literatura y la prensa», apuntó Arias.

Sin embargo, en España convive esa atracción con un «rechazo y desconfianza que a veces se traduce en hastío e irritación, sobre todo cuando el presidente es republicano, de derechas». [quote align=’right’]«En España, el rechazo y desconfianza hacia Estados Unidos se traduce en hastío e irritación sobre todo cuando el presidente es republicano, de derechas»[/quote] La historia bélica de Estados Unidos ha jugado un papel fundamental en la generación de esa animadversión: «La última guerra de España contra otra nación fue la de 1898 contra Estados Unidos. El resentimiento de la derrota dio lugar a la Generación del 98. Con la Guerra Fría, los europeos vieron que Rusia era una amenaza para la Europa democrática y España era un solar privilegiado para instalar bases americanas. Así que Estados Unidos ya no pudo ignorar a Franco y en 1953 firmaron un pacto. Fue un balón de oxígeno para el régimen de Franco que los españoles demócratas calificaron como una vergüenza, ya que entendían que con ese respaldo se estaba legitimando el franquismo». Arias también hizo mención a la intervención norteamericana en Latinoamérica en las décadas de los 60 y 70: «Que EEUU se comportara como un matón con los países iberoamericanos, que ejerciera bullying con nuestros parientes, provocó un rechazo no visible pero que sí se podía sentir».

También en Europa

El amor-odio hacia Estados Unidos no es exclusivamente español. La importancia que tuvieron algunas naciones en el pasado se ha diluido, a juicio de Arias, con la hegemonía del imperio norteamericano: «En Francia les ha costado darse cuenta de que no solo no son los más importantes del mundo, no lo son tampoco en Europa. Ni en política ni a nivel lingüístico. En el mundo, su lengua no cuenta nada en comparación con el inglés. El que se pasea por el mundo con el francés, el italiano, el alemán… vale una octava parte que quien sabe inglés porque ese podrá hacerse entender en cualquier parte, en cualquier país».

Entre las causas comunes por las que en Europa se ve con desconfianza el poderío de EEUU también se encuentra la desaparición de la amenaza del bloque soviético. «El rechazo se exagera cuando el presidente es de derechas. George W. Bush es el que ha desatado más cólera: se le atacaba por la inmigración cuando fue él quien intentó legalizarla, se le acusó de no pagar la cuota correspondiente de su país a la ONU cuando en realidad era Clinton quien no pagaba…».

[quote align=’right’]«Se dice que no tienen cultura pero el 70% de los premiados con el Nobel son norteamericanos. Alguna razón existirá»[/quote]Arias criticó el doble rasero que en ocasiones realizamos los españoles: «En esa tirria, con frecuencia España está a la cabeza de Europa y el caso más claro es el de la Guerra de Iraq. Siempre pensamos que cuando Estados Unidos mueve un dedo en el exterior es por el petróleo. A veces sí, pero no siempre. En la guerra de Kosovo, Milosevic estaba haciendo una limpieza étnica y Europa no tenía las agallas para pararlo. Hacía falta un ejército sofisticado y quien lo tenía era EEUU. No hay petróleo en Kosovo, Estados Unidos estaba allí defendiendo a musulmanes».

«Se hacen deducciones simplistas. En España hay un pacifismo selectivo: hubo una indignación colectiva y generalizada por la guerra de Iraq y porque España apoyaba a EEUU. Si fuera por un afán pacifista, yo aplaudo. Ahora bien, que se indignen con esa guerra y con otros conflictos se fumen un puro… ¿Por qué con Iraq sí y no con el genocidio de Ruanda? ¿Por qué no con Kosovo?», insistió Arias.

En el tema cultural, en Europa también se suele menospreciar a los norteamericanos: «Se dice que no tienen cultura, que solo les preocupan las películas de acción… Pero el 70% de los premios Nobel son de Estados Unidos. Alguna razón existirá».

Foto 1 Inocencio Arias

Cómo nos ven los americanos

Saltemos al otro lado del Atlántico: ¿qué visión tienen los norteamericanos de los españoles? Arias conoce bien a la sociedad norteamericana, ya que vivió allí durante más de una década: «No nos ven mal; nos ven poco. No hay la menor animadversión con España; con Francia, sin embargo, sube y baja. La Guerra de Iraq dividió Europa por la mitad entre quienes estaban a favor de EEUU y quienes estaban en contra. La Asamblea General de la ONU no tienen ningún poder, lo que se aprueba no es obligatorio jurídicamente, pero las decisiones del Consejo de Seguridad, sin embargo, sí son obligatorias. La UE trata de unir [quote align=’right’]«Existe una asociación de España con clichés: la paella, el flamenco, la sangría…»[/quote]posiciones para tener una postura común tanto en la Asamblea como en el Consejo de Seguridad. En la Asamblea, el 98% lo votamos todo igual, pero en el Consejo de Seguridad no. Como se sabía que Francia estaba en contra de la Guerra de Iraq fue vapuleada en la prensa americana. Fueron tratados como comadrejas, cobardes», recordó el exdiplomático.

«Con España eso no ocurre. Pero hay una asociación de nuestro país con clichés: la paella, el flamenco, la sangría… El conocimiento del país es bastante etéreo. La primera imagen que han tenido muchos estudiantes americanos fue la que dio Washington Irving hace más de 100 años. El segundo escritor que más ha influido ha sido Ernest Hemingway. La imagen que da Hemingway, sin ser mala, no es moderna. Los clichés no son negativos pero no se corresponden con la España actual».

Sin embargo, a juicio de Arias, la imagen de España en Estados Unidos sí se puso en riesgo: «Por suerte, las ocurrencias de Zapatero no aparecieron mucho en la prensa: en EEUU, no levantarse ante la bandera se considera una blasfemia. Más se notó en una conferencia de prensa en Túnez, cuando le preguntaron qué solución le veía a la Guerra de Iraq y dijo que la de España: que todos los aliados quitaran su apoyo a EEUU. Estas cuestiones no gustaron nada en la clase política americana, pero no transcendió mucho».

¿Por qué existe un desconocimiento general sobre España en Estados Unidos? Inocencio Arias enumera seis motivos:

Babel y la internacionalización

La jornada también contó con una sesión en la que José Ángel Niubó, CEO de ESOEN, combinó las historias conectadas que narra la película Babel para trasladar el concepto de que el mundo entero está conectado. Las escenas se fueron alternando con datos sobre la importancia de la internacionalización para las empresas españolas y casos de éxito de pymes en los mercados exteriores.

Niubó atribuyó el último récord de exportaciones a que ha aumentado el número de empresas españolas que vende en el exterior, a la mejora de la calidad de nuestros productos -«no podemos competir en costes»- y el mayor dinamismo de las ventas fuera de la Unión Europea. Entre las estrategias al alcance de las pymes, Niubó señaló la posibilidad de ejercer como proveedores para grandes empresas o la necesidad de adaptar los productos y servicios a los gustos locales.

También te puede interesar

Quiero recibir los casos de éxito en mi email