Irán se ha convertido en uno de los principales países productores de automóviles en el mundo. Por ello, Aragón busca hacerse un hueco en un mercado que todavía se encuentra cerrado pero que proyecta posibilidades en un futuro

“No debería ni queremos que haya barreras a la posible entrada de nuestros productos en Irán”. Este es el reto que se ha marcado el director gerente del Clúster de la Automoción de Aragón, David Romeral, al comienzo de unas jornadas sobre el estado de salud del sector en Irán. Ahí se ha querido unir un colectivo que quiere continuar su expansión nuevos retos.

Con una flota anticuada de 29 millones de vehículos, este mercado quiere renovarse con nueva tecnología. Ahí es donde entra Aragón, que cuenta con un amplio conocimiento automovilístico y quiere derribar todos los obstáculos para conquistar nuevas regiones. “No hay barreras infranqueables. Nuestras empresas tienen experiencia de multilocalización, de tener oficinas o plantas productivas en otros países y continentes. Con voluntad y viendo que es un mercado interesante, se tomarán las decisiones”, ha señalado Romeral.

Una línea similar ha seguido la responsable sectorial de AREX, Idoya Vidondo, quien ha definido a Aragón como “un potencial proveedor de un mercado como Irán, quizá no pudiendo cubrir todas las piezas que entran en juego para un vehículo, pero sí en un porcentaje muy elevado”.

Otro de los grandes puntos a favor con los que cuenta Aragón es su capacidad logística. En las jornadas, celebradas en el Patio de la Infanta, han participado representantes de algunas de las empresas más importantes del país asiático. Una de ellas es Fyaco, el principal fabricante de piezas de automoción en Irán con 12 plantas productivas. Su consejero y director comercial, Hassan Abbasirad, ha resaltado que la logística “es un tema importante en Aragón y para nosotros es un gran socio tanto en la producción como en la cadena de suministro del mercado”, por lo que lo ve como una “grandísima oportunidad para conectar estos dos países”.

Hassan Abbasirad

De esta forma, Abbasirad también ha destacado los conocimientos de la Comunidad en este sector. “Somos de los principales proveedores en Oriente Medio y hay empresas europeas que quieren entrar en este mercado. Creo que Aragón ofrece una buena oportunidad de cooperación y fabricación. Creemos que la cooperación entre empresas de ambas regiones, teniendo en cuenta las infraestructuras, una muy buena oportunidad”, ha manifestado.

PUERTA DE ENTRADA

Este mercado ofrece tres variantes para las empresas que desee invertir: el mercado de la postventa y reparaciones, la fabricación de vehículos y servir de puerta de entrada en todo el Oriente Medio. “Puede hacerse un paralelismo entre Marruecos e Irán. Marruecos ha permitido entrar en todo el norte de África e Irán nos permitiría entrar en todo el mercado del Golfo Pérsico”, ha aventurado el director gerente del Clúster.

Las sanciones que recibió Irán por su programa nuclear frenaron la expansión del país en muchos sectores. Esto supuso la salida de empresas europeas, que dejaron de invertir, perdiendo capacidad de actualización de sus productos. Así, la responsable sectorial de Aragón Exterior, Idoya Vidondo, ve amplias posibilidades en el recambio de piezas. “Quizá en piezas de primer equipo hay preferencia por lo local, pero la fabricación de nuevos modelos va a implicar que los proveedores locales sean más eficientes para poder competir con empresas extranjeras. Ahí hay oportunidades para entrar en el mercado”, ha indicado.

Por el momento, no existen empresas de matriz aragonesa instaladas en Irán, pero sí grandes multinacionales con presencia en el país asiático y en Aragón como PSA, recientemente compradora de Opel España. Aun así, “nos consta que hay empresas que llevan más años de los que podemos pensar vendiendo allí, con una distribución muy consolidada. Esto nos da la clave de qué posibilidades hay”, ha afirmado la responsable sectorial de AREX.