Jornada en CREA

El país asiático se reivindica gracias a sus altas y sostenidas tasas de crecimiento en los últimos años. Las relaciones económicas con España, sin embargo, son muy escasas. Ayer se presentaron sus oportunidades de negocio e inversión en Zaragoza.

Algunos economistas pecan en exceso de poner motes a las economías: el tigre coreano, la águila polaca, el despectivo PIGS,… Filipinas también ha tenido que sufrir un estigmatizante apodo: “el enfermo de Asia”, un ‘título’ que antes ostentó la China del siglo XIX. Sin embargo, este país se rebela con datos sobre la mesa y reclama ser reconocido como el nuevo tigre asiático: la economía suma elevados crecimientos del PIB en los últimos 15 años y cuenta con un decidido compromiso para acabar con la corrupción, luchar contra la pobreza (el PIB per cápita se ha duplicado en comparación con 1999), reducir el déficit público y priorizar las infraestructuras y las políticas educativas y sociales.

Evolución anual del PIB de Filipinas:

Año PIB Mill. € Var. anual
2013 204.846 € 7,20%
2012 194.653 € 6,80%
2011 161.091 € 3,70%
2010 150.419 € 7,60%
2009 120.860 € 1,10%
2008 117.959 € 4,20%
2007 108.971 € 6,60%
2006 97.329 € 5,20%
2005 82.734 € 4,80%
2004 73.491 € 6,70%
2003 74.201 € 5,00%
2002 86.146 € 3,60%
2001 85.150 € 2,90%
2000 87.689 € 4,40%
1999 77.797 € 3,10%

El Servicio Aragonés de Licitaciones (SAL), una iniciativa de la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA) puesta en marcha con el apoyo del Gobierno de Aragón, organizó ayer una jornada en Zaragoza, con la colaboración de Casa Asia, para que las empresas aragonesas conozcan mejor este mercado y qué oportunidades ofrece. El motivo está más que justificado: pese al potencial, las relaciones económicas actuales no son significativas.

Filipinas es el menos industrializado de los países emergentes conocidos como ‘tigres asiáticos’ y un país eminentemente agrícola, con creciente importancia de la industria transformadora, el transporte y el turismo, así como de la construcción de infraestructuras, la energía renovable y el tratamiento de aguas, impulsados desde su Gobierno en la última década.

Materiales y equipos para construcción, equipamiento y asesoría en proyectos de acceso y gestión de redes de agua potable, electrónica y TIC, energías renovables o productos y maquinaria para el procesado de alimentos son algunos de los sectores en los que Filipinas ofrece oportunidades de negocio para las empresas aragonesas.

 

Poca relación

Durante más de 300 años, los destinos de España y Filipinas estuvieron unidos por el colonialismo. Sin embargo, esa herencia casi se ha diluido: los flujos comerciales entre ambos países son muy escasos y en la actualidad el desconocimiento sobre el otro es la nota dominante en ambas naciones. Se están realizando esfuerzos para restablecer los lazos: España cuenta con una Oficina Económica y Comercial en Manila, las Cámaras de Comercio y la CEOE firmaron el año pasado un acuerdo con el Makati Business Club y son varias las iniciativas que parten desde el Real Instituto Elcano o Casa Asia.

Las exportaciones aragonesas a Filipinas sumaron 14,8 millones de euros en 2014, un 65,8% más respecto al anterior ejercicio. Los capítulos que más se vendieron fueron textil, carne y maquinaria, según la base de datos de comercio exterior de las Cámaras de Comercio y la Agencia Tributaria.

El nuevo tigre

Bernardo Vilegas, vicepresidente de la Universidad de Asia y Pacífico, y Jorge Alonso, director de Relaciones Internacionales de CREA.

Bernardo Vilegas, vicepresidente de la Universidad de Asia y Pacífico, y Jorge Alonso, director de Relaciones Internacionales de CREA.

En la jornada intervino Bernardo Vilegas, vicepresidente de la Universidad de Asia y Pacífico, quien explicó por qué Filipinas debe ser considerado como “el nuevo tigre asiático”: «No era un país muy atractivo para la inversión. ¿Qué ha cambiado? En los últimos 25 años hemos estado introduciendo, lenta pero paulatinamente, reformas políticas y fortaleciendo las instituciones». Vilegas recordó los avances que se están realizando para industrializar el país y el esfuerzo por conectar las islas y tener mejores infraestructuras como puertos y carreteras. «El objetivo ahora es involucrar a la iniciativa privada», apuntó.

Bernardo Vilegas recordó cómo las economías consiguen el apodo de ‘tigre’: altos y continuados crecimientos del PIB y la capacidad de erradicar la pobreza en una generación. Pero quiso incluir un factor que, a su juicio, es decisivo: la población. «A día de hoy, las economías que lideran el crecimiento mundial son las que tienen los mercados más grandes: China, India, Túnez… y Filipinas, con sus 100 millones de habitantes. El país registrará tasas de crecimiento de entre el 7 y el 10% en los próximos 10 años y en 2050 será la 16ª economía más importante del mundo».

«La población es la joya de Filipinas: es muy joven, está formada y habla inglés»La pirámide poblacional de Filipinas realmente es un factor a tener en cuenta: «La población es la joya de Filipinas: es muy joven, está formada y habla inglés. Somos uno de los principales centros de atención al cliente para Estados Unidos porque los filipinos pueden hablar con estilo norteamericano. La juventud conoce más sobre la cultura estadounidense que los propios norteamericanos, un valor muy importante para la interacción con los clientes de ese país. Gracias a los esfuerzos del Instituto Cervantes también se está expandiendo el español, ofreciendo la oportunidad de albergar servicios de atención al cliente para empresas españolas».

Entre los factores que han contribuido al desarrollo de la actual Filipinas, Vilegas señaló la democracia estable, sólidos fundamentos macroeconómicos, la ausencia de conflictividad laboral, la juventud bien formada y angloparlante, su situación estratégica como plataforma de acceso a los países de ASEAN, el renacimiento de la industria, la alta tasa de ahorro gracias a las remesas y la baja dependencia del petróleo.

Pero Filipinas también tiene debilidades y retos a superar: «Corrupción, burocracia, alta tasa de pobreza, vulnerabilidad a las catástrofes naturales como inundaciones y terremotos, infraestructuras ineficientes, bajas tasas de inversión, poca inversión directa extranjera (la Constitución está llena de frenos a la inversión extranjera) y conflictos tribales en Mindanao».

Oportunidades de negocio

Ricardo Barcelona, consejero delegado de Barcino Advisers Limited, detalló las PPP (Public Private Partnerships) y avisó de que nos encontramos en un momento coyuntural «muy importante porque hay muchos proyectos para ser adjudicados. Los ‘grandes premios’ están en los aeropuertos, puertos, transporte, agua, gasoductos, prisiones y escuelas. En total, 11,6 billones de dólares en 2015. ¿Es muy tarde para competir? Depende de en qué parte de la cadena de valor se encuentre nuestra empresa», apuntó.

Ricardo Barcelona, consejero delegado de Barcino Advisers Limited.

Ricardo Barcelona, consejero delegado de Barcino Advisers Limited.

«Todos estos proyectos requieren proveedores. Para levantar colegios no valen los métodos tradicionales de construcción porque son obras que urgen. Los sistemas de construcción más rápidos y mejores, como los modulares y prefabricados, tienen muchas oportunidades. Si aportas innovación, las empresas filipinas querrán participar contigo», señaló Barcelona.

El reparto del presupuesto es:

  • Aeropuertos y puertos (2.928 millones de dólares): equipos de seguridad, ambulancias…
  • Transporte (7.128 millones de dólares): equipos de seguridad, ambulancias… «Las oportunidades más grandes no son para trenes como el AVE, son para el tren tradicional».
  • Agua y gasoductos (416 millones de dólares): equipos de seguridad, ambulancias… «El mismo concepto que en construcción. Purificación de agua. La contribución de la innovación».
  • Prisiones, colegios (1.120 millones de dólares).

Respecto al sistema de concesiones, Barcelona recordó que «si no consigues una no quiere decir que estés fuera del mercado, puedes optar por las otras. Además, el Gobierno no es el único licitador. Se pueden realizar alianzas con empresas para optar a grandes proyectos, no solo con empresas españolas, también con europeas, buscar socios potenciales para optar a proyectos no demasiado grandes para establecerse en el mercado».

«No es el tamaño de la empresa la que determina el éxito, es la persona que se asigna al proyecto y el grado de confianza que se adquiere con ella»¿Estas obras tan grandes dejan fuera de juego a las pymes? «España exporta ‘know how’: hay muchos proyectos que requieren arquitectos e ingenieros. Recomiendo empezar a trabajar con grandes y medianas empresas que tienen la necesidad de contar con lo que ofrecen las pymes y empezar con proyectos pequeños. En ingeniería, por ejemplo, no es el tamaño de la empresa la que determina el éxito, es la persona que se asigna al proyecto y el grado de confianza que se adquiere con ella».

Respecto a las alianzas empresariales, el consultor recordó que las empresas extranjeras solo pueden tener, por ley, hasta el 40% del accionariado, «pero la forma de distribuir los dividendos marca la relación real. La parte filipina aporta el mercado, permisos y capital; la extranjera la tecnología y también capital». Pero estas relaciones estarán condenadas al fracaso si no se consigue «confianza, transparencia, acordar el modus operandi, equilibrar los riesgos y los beneficios».

¿Y cuánto tiempo cuesta constituir una empresa? «Pocas semanas si tienes buenos abogados, tres meses si lo intentas por tu cuenta. También depende de la localización: desde determinadas ciudades puedes acceder a todo el mercado», apuntó Ricardo Barcelona.

Construcción y población

Alfredo R. Austria, presidente de DMCI Project Developers, Inc., y Carmelita A. Puno, directora de ZMG Ward Howell, Inc.

Alfredo R. Austria, presidente de DMCI Project Developers, Inc., y Carmelita A. Puno, directora de ZMG Ward Howell, Inc.

Un sector donde se pueden encontrar muchas oportunidades de negocio es el de la construcción. Alfredo R. Austria, presidente de DMCI Project Developers, Inc., recordó que ha crecido un 56% desde 2013 a 2014 «y el 74% de las empresas del sector cree que seguirá creciendo». Además de carreteras y puertos, Austria señaló oportunidades en ‘real state’, oficinas, centros comerciales, residencial, hoteles y sector turístico. Para el desarrollo de proyectos, recordó que Filipinas cuenta con trabajadores con conocimientos avanzados de programas informáticos y puso ejemplos de empresas internacionales que ya realizan parte de su actividad en el país.

Austria también repasó otros sectores como el del turismo, donde «no se han llegado a los 6 millones de turistas esperados, aunque también hay dudas de si las actuales infraestructuras podrían soportarlo» y el productivo, remarcando que hay 183 zonas industriales con una superficie de 57.731 hectáreas, con 13 nuevas zonas creadas en la segunda mitad de 2014.

Carmelita A. Puno, directora de ZMG Ward Howell, Inc., señaló por su parte que entre los factores que impulsan el cambio y los objetivos de inversión del país se encuentran conseguir capital para expandir servicios financieros, infraestructuras, servicios de subcontratación de procesos de negocio y la agroindustria. El país también busca desarrollar proyectos en sectores como el de la energía, agua y subcontratación en la construcción, la consolidación de las industrias de salud y la logística, y el relevo generacional en las empresas familiares.

Puno también hizo hincapié en el talento filipino: «Contamos con más de 500.000 graduados universitarios al año, con dominio del inglés y otros idiomas, que tienen afinidad con la cultura occidental, una marcada orientación al cliente, capacidad de aprendizaje, costes salariales competitivos y un alto nivel de compromiso y lealtad».

Para saber más de Filipinas:

Guía-país de la Oficina Económica y Comercial en Manila

La proyección actual de España en Filipinas: imagen y relaciones políticas

Correcting a mutual ignorance: rediscovering the Philippines