VI Encuentro AREX

Zaragoza acoge desde ayer la sexta edición del Encuentro AREX, evento de referencia para las empresas aragonesas interesadas en la internacionalización. La inauguración de la cita contó con las intervenciones de los corresponsables en España de The Economist y Le Figaro, quienes despejaron muchas dudas sobre qué visión se tiene de España en el extranjero. La consejera Gastón, por su parte, animó a las empresas a establecer un diálogo con la Administración para facilitar su salida al exterior.
Reuniones entre empresas y delegados internacionales de AREX

Reuniones entre empresas y delegados internacionales de AREX

Aragón Exterior dio ayer el pistoletazo de salida a su sexto Encuentro Internacional. El evento se ha consolidado como referente para la internacionalización y la edición de este año promete cifras récord: más de 600 entrevistas concertadas entre las empresas aragonesas y los delegados de la empresa pública en el extranjero, que trabajan en 45 países de los cinco continentes. La oferta para los visitantes se completa con numerosos seminarios técnicos, la posibilidad de mantener entrevistas con responsables sectoriales de las oficinas centrales de AREX en Zaragoza, estands informativos de organismos de apoyo a la internacionalización como ICEX, Cámaras de Comercio y CREA o expositores de Air France, Banco Popular, BBVA, CESCE, COFIDES, ESIC y JCV Shipping.

VI Encuentro Internacional AREX

¿Qué imagen se tiene de España en el exterior?

La sesión inaugural del VI Encuentro AREX contó con las intervenciones de los corresponsales en España de The Economist, Giles Tremlett, y Le Figaro y Radio France, Mathieu de Taillac. En una mesa redonda conducida por Luis Humberto Menéndez, jefe de Economía de Heraldo de Aragón, los periodistas extranjeros sentaron a las empresas aragonesas frente a un espejo. Con una cruda pero necesaria sinceridad, fueron apareciendo defectos y virtudes. Hubo tiempo para abordar muchos temas, desde la situación económica a tópicos, la calidad de vida, independentismo, fútbol, comunicaciones transfronterizas o corrupción. Y, por supuesto, la Marca España.

De izquierda a derecha: Giles Tremlett, corresponsal de The Economist, Mathieu de Taillac, corresponsal de Le Figaro y Radio France, y Luis Humberto Menéndez, jefe de Economía de Heraldo de Aragón

De izquierda a derecha: Giles Tremlett, corresponsal de The Economist, Mathieu de Taillac, corresponsal de Le Figaro y Radio France, y Luis Humberto Menéndez, jefe de Economía de Heraldo de Aragón

Tremlett y Taillac comenzaron señalando qué informaciones periodísticas sobre Aragón se publican más allá de los Pirineos. El corresponsal francés recordó, entre otras, la huelga de 2009 en Opel, el eccehomo de Borja o las interconexiones entre Francia y España, «un tema que vuelve y vuelve». El periodista de The Economist, por su parte, señaló que Aragón «se conoce más en el Reino Unido por Catalina de Aragón que por lo que pasa hoy en día».

La economía no tardó en salir en la conversación. El corresponsal británico rememoró el miedo que impregnaba el ambiente en el inicio de la crisis: «En 2008 se empezaba a ver lo que iba a pasar en España. Zaragoza estaba de fiesta y la ciudad no pensaba -o no quería pensar- en lo que venía. En 2009, la diferencia en el recinto Expo era abismal. El ambiente en la ciudad era de un pesimismo terrible, de miedo. Pero no solo en Zaragoza, en toda España. El país está ya en un momento de recuperación, más esperanzador, y eso se verá en las portadas en The Economist. Ya no será ‘Pain in Spain’», en referencia a la portada publicada en 2012 que tanta polémica suscitó en nuestro país.

¿Interesa España en el exterior? ¿Siguen vigentes los tópicos? «La buena noticia es que España tiene imagen internacional y otros países no pueden decir lo mismo. Esa imagen se forma de una combinación de lo modernoTremlett: «La imagen de España es bastante positiva fuera, pero lo que más daño le hace es el pesimismo y la autoflagelación de los propios españoles» con lo antiguo. Los estereotipos perviven: España todavía es toros, siesta y fiesta, pero solo en parte. También es un país moderno, europeo, donde pasan cosas con la suficiente importancia como para salir en los medios internacionales», apuntó Giles Tremlett. Mathieu de Taillac coincidió con su colega británico: «Los tópicos pueden ser una herramienta potente porque pueden servir como punto de inicio para explicar una situación real. Sobre la imagen que proyecta el país, lo español transmite buen vivir. La corrupción sí empieza a convertirse en un tópico y eso es un tema muy negativo porque puede llamar la atención de los inversores».

Otro punto en común que destacaron ambos periodistas, probablemente el más preocupante, es el enfrentamiento emocional que sufren los españoles con su propio país: «El peor enemigo de España son los propios españoles porque la ponen a parir. Puntúan a España muy por debajo de lo que lo hacen los extranjeros. La imagen de España es bastante positiva fuera, pero lo que más daño le hace es el pesimismo y la autoflagelación», afirmó Giles Tremett. Por su parte, el corresponsal galo apuntilló que los españoles «tienen cierto complejo de inferioridad».

¿Y qué reconocimiento internacional tienen las compañías españolas? El corresponsal británico hizo una revelación llamativa: «La verdad es que lo que interesa de España «Las empresas españolas no van al exterior con la bandera de España, no predican. Piensan que la marca no ayuda»es el fútbol. Se puede medir hasta en las noticias: más del 50% de lo que se escribe de este país es sobre deporte. Se escribe más sobre gastronomía que de política nacional. Esto es importante para entender la imagen internacional de España porque se escribe mucho más de cultura que sobre empresas. Sí salen muchas empresas españolas en nuestros medios, pero no siempre se sabe que son de aquí. Compran otras compañías extranjeras, como es el caso de Iberdrola con Scottish Power, pero como no les cambian el nombre sigue existiendo la percepción de que el capital es del Reino Unido. Las empresas españolas no van al exterior con la bandera de España, no predican. Es una estrategia comercial porque piensan que la marca no ayuda. Esto es un problema, un lastre».

«España, para mucha gente, es el país que rozó el desastre y sobrevivió para contarlo»Ahora que la economía española vuelve a crecer, ¿ha mejorado su imagen internacional? Tremlett es consciente, pero también traslada sus dudas: «España, para mucha gente, es el país que rozó el desastre y sobrevivió para contarlo. Crece a un ritmo aceptable pero lo que no sabemos es si esa mejora es consecuencia de la falta de crecimiento anterior. Sigue habiendo preocupación por el modelo, por el empleo, por la precariedad… Son temas importantes no solo para los españoles, también por cuestiones de consumo interno o inestabilidad. No estoy seguro de que el modelo haya cambiado, tendremos que verlo con el tiempo. Las reformas están bien, pero no solo se deben hacer durante tiempos de crisis. Habría que ponerlas en marcha también en tiempos de bonanza para asegurar ese crecimiento. Lo que más preocupa es el sistema educativo». Taillac también compartió incertidumbres: «La cuestión es ver sobre qué descansa este crecimiento. Sobre el modelo de construcción y turismo, uno de esos motores ha caído. El turismo ha crecido pero también tiene un techo. La cuestión es cómo buscar un crecimiento sin burbuja».

Taillac: «El tema de las comunicaciones es un cálculo de costes y beneficios y esos resultados salen más positivos para España y Aragón que para Francia»Con un periodista galo en la sala, la pregunta sobre la mejora de las comunicaciones transfronterizas con Aragón era inevitable. El corresponsal de Le Figaro / Radio France fue muy sincero: «Francia está interesada mientras no pague ella. Considera que no hay una demanda privada que pueda cubrir la inversión requerida. Es un asunto de cálculo de costes y beneficios y esos resultados salen más positivos para España y Aragón que para Francia. Francia dice que sí si se hace consiguiendo financiación europea porque los dirigentes franceses no están por la labor de sacar millones de euros para esa inversión».

Por último, ¿qué repercusión internacional tiene el pulso de los independentistas catalanes? Taillac afirmó que es un debate del que «se habla mucho menos de lo que los catalanes creen. En Francia hay interés por ser un país vecino, pero es un debate político. Hay una reacción de Estado: los Estados se suelen defender entre ellos y no interesan procesos independentistas». El corresponsal británico, por su parte, sí reconoció «preocupación porque las cosas no están claras y eso se traduce en incertidumbre para los inversores. Para The Economist, la mejor opción es votar».

Gastón: «¿Cómo podemos ayudar a las empresas en su internacionalización?»

Tras la mesa redonda, la consejera de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, inauguró la sexta edición del Encuentro Internacional AREX. El inicio de su intervención fue una «La internacionalización no es un hecho diferencial, es una necesidad empresarial y debe formar parte de un nuevo modelo productivo» declaración de intenciones del nuevo Ejecutivo autonómico: «El Gobierno de Aragón tiene una pregunta importante encima de la mesa: ¿Qué necesitan las empresas de las instituciones públicas? ¿En qué podemos ayudarles para su internacionalización? Tenemos herramientas y profesionales, pero la mejor respuesta nos la darán las propias empresas. La internacionalización ya no es un hecho diferencial, es una necesidad empresarial y debe formar parte de un nuevo modelo productivo».

La consejera Marta Gastón recorre los estands del VI Encuentro AREX acompañada por Ignacio Martínez de Albornoz, director gerente de Aragón Exterior. Foto: Aragón Hoy

La consejera Marta Gastón recorre los estands del VI Encuentro AREX acompañada por Ignacio Martínez de Albornoz, director gerente de Aragón Exterior. Foto: Aragón Hoy

«El resultado de la apuesta por la internacionalización no se va a ver a corto plazo, pero tenemos un modelo productivo vulnerable. Uno de los pilares fundamentales para nuestra economía debe ser la economía del conocimiento y para lograrlo debemos trabajar transversalmente estableciendo lazos entre educación, innovación, industria…», apuntó Gastón. La consejera defendió la necesidad de impulsar el acceso a la información y redes empresariales para poder competir en los mercados extranjeros: «Queremos apostar por la vía de la competitividad y debemos apoyar a las empresas para que inviertan en I+D, en capital humano, ayudarles a ser más eficientes y crear redes que permitan aprovechar las economías de escala».

Gastón tuvo también recordó el compromiso de su consejería con las pymes, «que tienen más facilidad para adaptarse a los cambios pero también más dificultades que las grandes para salir al exterior. Por eso debemos redoblar los esfuerzos para ayudarles a exportar».

Programa para hoy

El VI Encuentro Internacional AREX se clausura hoy, pero a lo largo de toda la jornada continuarán las entrevistas entre empresas y los delegados internacionales de Aragón Exterior. Entre las actividades programadas para esta mañana se encuentran talleres sobre el mercado peruano y África Subsahariana, así como un speed networking para el sector agroalimentario.