Jornada en Zaragoza

La Cámara de Comercio organizó esta semana, con la colaboración de la Cámara Franco-Española, un encuentro para ayudar a las empresas aragonesas a resolver algunas de las dudas más habituales de sus relaciones con Francia. La compañía Expresspallet (Grupo Carreras) explicó cómo evoluciona su proceso de implantación en este mercado.
De izquierda a derecha: Geli Villaescusa (Cámara Franco-Española de Comercio e Industria), Nieves Ágreda (Cámara Zaragoza), Ángel Molina (Cámara Franco-Española) y Sylvie Pastor (Pastor et Associés). Foto: Redacción Club Cámara (http://redaccion.camarazaragoza.com/)

De izquierda a derecha: Geli Villaescusa (Cámara Franco-Española de Comercio e Industria), Nieves Ágreda (Cámara Zaragoza), Ángel Molina (Cámara Franco-Española) y Sylvie Pastor (Pastor et Associés). Fotos: Redacción Club Cámara

Pudiera parecer que poco se puede decir de Francia que las empresas aragonesas no conozcan ya: maduro y exigente, este mercado es el primer destino de las exportaciones de la comunidad autónoma, con más de 1.385 millones de euros entre enero y septiembre de 2016. El año pasado exportaron a Francia más de 800 empresas aragonesas, de las que el 63% vende de forma habitual y más del 40% con volúmenes que superan los 50.000 euros, tal y como anotó Nieves Ágreda, directora del Área de Internacionalización de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Zaragoza, en la apertura de la jornada que la institución cameral organizó en colaboración con la Cámara Franco-Española.

Evolución del comercio exterior entre Aragón y Francia

Cifras en millones de euros
Fuente: Base de datos de comercio exterior de la Agencia Tributaria y las Cámaras de Comercio

Francia es un mercado sobradamente conocido… ¿o no tanto? En la jornada se abordaron dos cuestiones que despiertan dudas o sobre las que las empresas no siempre tienen mucha información: el desplazamiento temporal de trabajadores a Francia y qué apoyos existen para instalarse en el país. La cita sirvió como punto de partida para próximas convocatorias sobre el mercado francés relacionadas con procesos administrativos, contables y de otra naturaleza empresarial, apuntó Ágreda. Para resolver estas dudas, Cámara Zaragoza contará con el apoyo de la Cámara Franco-Española, una asociación privada de empresas centenaria cuyo responsable del Departamento de Desarrollo Territorial, Ángel Molina, destacó que las regiones fronterizas con Francia, como es el caso de Aragón, «tienen especial importancia».

Sectores de oportunidad

Geli Villaescusa (Cámara Franco- Española)

Geli Villaescusa (Cámara Franco- Española)

Geli Villaescusa, consultora del Departamento de Estudios e Implantaciones de la Cámara Franco- Española, fue la encargada de realizar una aproximación al mercado francés y de señalar algunos de los sectores donde existen oportunidades de negocio para las empresas aragonesas. Con 66,5 millones de habitantes. «es un país muy centralizado, con París como primer destino. Pero también existen muchas ciudades que ofrecen oportunidades a las empresas como Toulouse o Marsella. Dependerá del sector de actividad donde cada empresa desarrolla su actividad la decisión de dónde le interesa invertir. Toulouse, por ejemplo, es muy interesante para la industria aeronáutica y por la subcontratación que se genera a su alrededor», apuntó Villaescusa.

Villaescusa: «El poder adquisitivo en Francia es más elevado, lo que permite a las empresas españolas trabajar mejor los precios y los márgenes»La delegada de la Cámara Franco-Española también destacó la estabilidad de su economía: «Dentro de la UE, ha sido uno de los países con tasa de crecimiento más baja. A pesar de ello, durante la última crisis ha sido uno de los países que menos ha sufrido. Es un mercado amplio y maduro, cuenta con una red de comunicación muy avanzada y ofrece un marco regulatorio muy robusto, que da mucha confianza a las empresas. Otra ventaja es su situación geográfica, ya que es la puerta para mercados europeos como Suiza o Bélgica, así como otros mercados francófonos del norte de África como Argelia y Túnez». Villaescusa también recordó que el PIB per cápita francés dobla al español y que el salario mínimo interprofesional se sitúa en 1.430 euros: «El poder adquisitivo es más elevado, lo que permite a las empresas españolas trabajar mejor los precios y los márgenes, pudiendo obtener mayor rentabilidad que en España».

SECTORES CLAVES

  • Agroalimentario: Francia, hasta el año pasado, estaba en los cinco primeros exportadores mundiales. Ahora está en sexto lugar por la depreciación del euro. Las grandes cadenas de distribución alimentaria, como Carrefour o Alcampo, ofrecen una oportunidad a las empresas para entrar, pero no es fácil: Francia es un mercado muy maduro, pero existen nichos de mercado como el del sector bio, donde existe una demanda generalizada, así como para productos relacionados con la dieta mediterránea, donde España goza de una buena imagen de marca. Las grandes superficies representan el 65% del mercado, aunque también existe un sólido comercio tradicional y ventas de detalle.
  • Agricultura: los productos que más se exportan son bebidas y licores, seguido de cereales y productos lácteos. Es un sector muy protegido y regulado. Existe hueco para maquinaria y piezas auxiliares.
  • Aeronáutica: Francia se encuentra entre los primeros exportadores europeos, con una cuota internacional del 22%. Existe una gama variada de productos como aviones civiles y militares, helicópteros y sistemas de Defensa y seguridad. Île-de-France, Midi-Pyrénees y Aquitaine son las regiones que agrupan a las principales empresas. Muchas de estas compañías están interesadas en la cadena de valor, como materiales compuestos, fundición, transformación metálica… La proximidad de Aragón es un plus.
  • Automoción: en términos de subcontratación también existen oportunidades. Es un mercado con fuerte crecimiento, las matriculaciones han crecido un 8% este año y el sector, un 5%.
  • Más sectores: turismo (París como primer destino), sector de lujo, construcción naval y automóvil requieren subcontratación, banca y finanzas…

 

Desplazamiento temporal de trabajadores a Francia

Sylvie Pastor, abogada de la firma Pastor et Associés

Sylvie Pastor, abogada de Pastor et Associés

Una de las cuestiones que más dudas despierta se produce cuando una empresa tiene que desplazar trabajadores a territorio francés. ¿Qué documentación es necesaria? ¿Qué obligaciones se generan de cara a cada uno de los dos países? Sylvie Pastor, abogada de la firma Pastor et Associés, explicó que Francia es el país de la UE más afectado por el desplazamiento temporal de trabajadores: «En 2015 se han registrado 285.000 declaraciones de trabajadores desplazados a Francia. Esa cifra, comparada con 2014, representa un incremento del 25%. Los principales países que desplazan sus trabajadores son, por orden, Polonia, Portugal, España y Rumanía. España desplazó en 2015 unos 35.000 trabajadores, siendo el sector de la construcción y obras públicas el más importante, seguido por ETTs e industria.En Francia ha habido mucha legislación sobre el desplazamiento temporal de trabajadores porque se quiere evitar el dumping social. El país intenta poner ‘trabas’ burocráticas y el riesgo es que lleguemos al fin del desplazamiento temporal de trabajadores tal y como lo conocemos hoy en día por la modificación de la directiva europea».

¿Qué circunstancias deben confluir para que haya un desplazamiento temporal de trabajadores a Francia? «Puede solicitarlo una empresa española establecida en España, con una actividad real, que desarrolle su actividad en España. No tiene que tener establecimientos en Francia o actividad frecuente si quiere adherirse al desplazamiento temporal de trabajadores. Tiene que existir una relación entre la empresa española y el trabajador, un contrato porque si no, no puede haber desplazamiento. El trabajador puede ser español, comunitario o no comunitario que Pastor: «Si nos piden un documento y no lo tenemos, recibiremos una multa. Si intentamos ocultar algo, podemos cometer un delito»trabaja para la empresa española. Puede ser desplazado si tiene la tarjeta para trabajar en España, no tienen que volver a pedir autorización en Francia. Eso sí, ese trabajador no tiene que sustituir a otro trabajador que hubiéramos desplazado en su día. Cada uno se desplaza para una actividad concreta en un plazo concreto. Puede haber sustitución si hay baja laboral. El tiempo de desplazamiento tiene que ser el que se ha fijado para el primer trabajador», apuntó Pastor.

La abogada francesa hizo hincapié en el aspecto temporal de la medida: «Significa que conlleva un máximo de 24 meses. Existe posibilidad de prórroga, pero son casos que se estudian individualmente. Si la empresa sigue en Francia, los trabajadores ya no estarán protegidos por el marco del desplazamiento temporal de trabajadores, tendrán que darse de alta en Francia».

¿Cuándo va a haber desplazamiento temporal de trabajadores? Según el Código de Trabajo francés, se produce en los siguientes casos:

  • Desplazamiento de un trabajador por cuenta y bajo la dirección de su empresa en ejecución de un contrato celebrado entre esta y una empresa francesa con sede en Francia o que ejerza su actividad en Francia (prestación de servicios). Por ejemplo, casos de subcontratación.
  • Desplazamiento de un trabajador a un centro de trabajo de la propia empresa o empresa del mismo grupo situada en Francia.
  • Desplazamiento de un trabajador por parte de una ETT española para su cesión a una empresa usuaria que esté establecida o ejerza su actividad en Francia
  • Desplazamiento de un trabajador por cuenta y bajo la dirección de su empresa para una actividad por cuenta propia de la empresa.

El desplazamiento temporal conlleva obligaciones para las empresas tanto de cara a España como a Francia:

En España En Francia
Cumplimentar certificado relativo a la legislación aplicable (TA300). Una vez mandado, cuyo objetivo es asignar la legislación aplicable, se pasa al punto siguiente: Designar un representante de la empresa en Francia: será la persona de contacto durante el tiempo de la prestación con inspección de trabajo, servicios de policía y gendarmería, servicios tributarios y aduanas. La designación se hace por escrito, que debe estar traducido al francés.
Documento A1 a nombre de cada trabajador desplazado. Determina la legislación para el pago de cotizaciones. Declaración previa de desplazamiento: se dirige a la Direccte (dirección regional de las empresas). Para empresas de la construcción y obras públicas, además se debe realizar declaración de trabajador desplazado a la Union des Caisses de France – Conges Intemperies BTP. La presentación es telemática desde el 1 de octubre de 2016. Solicitan datos sobre la empresa, la prestación o actividad realizada, datos sobre los trabajadores y sobre el horario laboral.
Sanción en caso de omisión: multa de hasta 750 euros. Sanción en caso de omisión de la declaración para empresas de construcción: multa de hasta 2.000 euros por trabajador o 4.000 euros en caso de reincidencia.
Tarjeta sanitaria europea (TSE). Cada trabajador debe solicitarla y la empresa debe informarles de este trámite. Someterse a la legislación francesa aplicable a los trabajadores deplazados: libertades individuales y colectivas, discriminaciones e igualdad profesional entre hombres y mujeres, protección de la maternidad, garantías a los trabajadores contratados a través de ETT, derecho de huelga, condiciones de sometimiento a las cajas del sector construcción y obras públicas, duración del trabajo, días festivos, vacaciones anuales pagadas, días libres por eventos familiares, salario mínimo, salud y seguridad en el trabajo, trabajo ilegal…

 

Respecto a los documentos que puede solicitar la inspección de trabajo a la empresa, Pastor recomendó contar con un dossier completo: «Es mejor tener más documentación que menos. Si nos piden un documento y no lo tenemos, recibiremos una multa. Si intentamos ocultar algo, podemos cometer un delito». Entre otros, la empresa española debe tener prevista la documentación respecto a cuestiones como:

  • Formulario A1
  • Nóminas de cada trabajador desplazado
  • Quién es el representante
  • Si ha pasado revisión médica…

«Cuando se desplaza un trabajador a Francia, las empresas francesas son muy cautas y piden la declaración previa de desplazamiento y el documento del representante. Si no lo hacen, entran en responsabilidad», advirtió la abogada francesa.

Establecerse en Francia: ¿cómo y dónde?

‎Aziza Gadhi, responsable de proyectos para España y Portugal de Business France

‎Aziza Gadhi, responsable de proyectos para España y Portugal de Business France

Más allá de la mera exportación de productos, la implantación en Francia es una estrategia que cada vez valoran más empresas aragonesas. ¿Qué opciones existen? ¿Dónde se pueden encontrar apoyos? La jornada contó con la intervención de Aziza Ghadi, responsable de proyectos para España y Portugal de Business France, la agencia francesa encargada de la internacionalización de las empresas. «Ayudamos a las empresas francesas a exportar y acompañar a empresas españolas a su implantación en Francia. Estamos para facilitar la implantación, para la localización de ayudas…», señaló Ghadi.

«Francia es sinónimo de productividad: es el sexto país a nivel mundial, por delante de Alemania y Reino Unido. Priorizamos la I+D+i y tenemos uno de los mejores créditos para actividades de I+D+i siempre que se desarrollen en Francia. Existen además ayudas -a nivel nacional y local- y financiación para la búsqueda de local, terreno, fiscales…», apuntó.

Ghadi explicó los distintos tipos de estructura con la que las empresas pueden operar en Francia:

Constituir una empresa en Francia requiere poco tiempo: «El plazo medio es de 7 días frente a los 23 en España o los 15 en Alemania», señaló.

¿Por qué es importante que las empresas españolas se instalen en Francia? «Tener una identidad francesa da más legitimidad y confianza de cara a los clientes. Es un tema bastante importante en Francia porque se valora la fabricación propia. En la actualidad, 1.300 empresas españolas ya están implantadas en el país, generando 50.000 empleos. Francia quiere empleo directo creado por parte de empresas extranjeras a través de nuevos empleos o mantenimiento de los actuales. Para ayudar a estas empresas, Business France ofrece servicios gratuitos como ayuda para decidir localización, búsqueda de oficinas, ayudas a implantación, financiación, recursos humanos, contactos, visitas a Francia…», concluyó.

El potencial de Val-de-Marne

Laura Bourquin, encargada en España de la Agencia de Desarrollo de París - Val de Marne

Laura Bourquin, encargada en España de la Agencia de Desarrollo de París – Val de Marne

Como ejemplo de zona donde instalarse, los asistentes a la jornada pudieron conocer las ventajas que ofrece el departamento de Val-de-Marne, al centro de Île-de-France. La agencia de desarrollo de esta región tiene como misión atraer a nuevas empresas en su territorio, acompañándolas en sus proyectos y consolidando el tejido económico existente. Laura Bourquin, encargada en España de esta agencia de desarrollo, explicó que Île-de-France está a menos de tres horas de las principales ciudades europeas, ocupando una posición céntrica para Reino Unido, Alemania, Suiza o España. «Île-de-France centraliza una parte muy importante de la economía francesa, con el 26% de los empleos de Francia, el 29% del PIB o el 40% de la I+D francesa».

«No hay un sector empresarial más potente que otro porque no es una región especializada al contrario que otras zonas de Francia. Todos los sectores están representados y existen polos de competitividad para negocios digitales, salud, cosmético,… Allí se encuentra Rungis, la primera plataforma agroalimentaria del mundo con un volumen de negocio de 8.200 millones de euros», apuntó Bourquin.

La responsable en España de esta agencia de desarrollo avanzó también el proyecto del Gran París: «Crear una gran metrópoli para ser más potentes a nivel internacional. La inversión principal es en transportes: cuatro nuevas líneas de metro en Ile de France y estaciones en Val-de-Marne, incluyendo nuevos centros económicos alrededor de estas estaciones». La ubicación no es baladí: «Estar en París o en las afueras cambia el presupuesto completamente».

Entre los sectores con fuerte potencial en el departamento, Bourquin destacó el agroalimentario, logística y salud, especialmente en el acompañamiento a personas de la Tercera Edad ya que se está desarrollando un ecosistema de empresas sobre este subsector específico.

Para las empresas interesadas en implantarse en esta zona, la Agencia de Desarrollo de París Val-de-Marne ofrece servicios gratuitos para temas inmobiliarios como encontrar locales, recursos humanos, comunicación, enlaces/asociaciones, apoyo a la innovación, asesoría jurídica y fiscal.

Val-de-Marne

El proceso de implantación en Francia de Expresspallet

Juan Carlos Sanz, director de negocio Expresspallet (Carreras Grupo Logístico)

Juan Carlos Sanz, director de negocio Expresspallet (Grupo Carreras)

Expresspallet es una división del Grupo Carreras que comenzó su actividad en 2008. Con 209 millones de euros de facturación, la compañía representa el 15% del negocio del grupo. Juan Carlos Sanz, director de negocio Expresspallet, explicó en la jornada cómo la empresa está desarrollando su proceso de implantación en Francia, fruto del plan estratégico de la compañía.

«Éramos una compañía nacional con amplia implantación en la Península Ibérica. Pero desde un punto de vista estratégico, había llegado la hora de dar el salto. Hace mucho tiempo que nos dedicamos al transporte internacional y al desarrollo de la logística. En España luchamos con grandes compañías y trabajamos con muchos clientes nacionales que exportan y multinacionales. ¿Qué pasa si los centros de decisión apuestan por un operador con ámbito europeo y no solo ibérico? Así se planteó la necesidad de que necesitábamos tener talla europea con presencia en Francia e Italia», recordó.

Sanz fue detallando paso a paso el proceso para abordar el mercado francés: «Una vez que decidimos estar en Francia, realizamos un análisis de mercado y de la competencia (grandes multinacionales, empresas regionales, redes de transporte, empresas de transporte de temperatura controlada…). Las plataformas de gran distribución y las fábricas de los clientes se analizaron para determinar dónde situarnos y debíamos decidir si íbamos a una ubicación única o varios centros distribuidos por el país».

El siguiente paso fue decidir cómo materializar esa implantación. «¿Creamos una estructura propia o compramos un operador logístico francés? Se optó por la segunda opción por conocimiento del mercado local, capacidad velocidad de desarrollo de la red nacional, conocimiento especificidades sociales y laborales, por la selección del equipo para desarrollo del proyecto y por la velocidad de desarrollo del negocio. Necesitábamos encontrar una empresa mediana, adecuada a las necesidades de Carreras, que estuviera bien gestionada y con un equipo humano que quisiera involucrarse en el proyecto». En paralelo, mientras se realizaba la búsqueda de esa empresa, la compañía desarrolló una red de colaboradores para atender el mercado de paletería desde 2014 por si se alargaba el proceso. «Esta decisión nos permitió iniciar y mejorar el conocimiento del mercado logístico francés».

El estudio del mercado fue exhaustivo: se analizó el mercado inmobiliario, zonas logísticas de interés por si había que desarrollar una implantación propia, sondeo del mercado laboral para conformar equipos… «Ahora estamos en fase de auditoría y esperamos cerrar la firma de una empresa en Orleans a principios de año», afirmó Sanz.

Para concluir, el director de negocio Expresspallet ofreció una serie de consejos para las empresas aragonesas interesadas en instalarse en Francia:

  • Dotar de recursos y tiempo suficiente a la reflexión estratégica.
  • Definir las fases e hitos.
  • Contar con apoyo externo (estudios de mercado, selección…).
  • Valorar varios escenarios a la vez (implantación propia, compra…).
  • Participar activamente en el proceso, visitando empresas, desplazando a equipos locales…
  • Seleccionar empresas bien gestionadas.
  • Realizar un análisis previo en profundidad del perfil de los candidatos finales, capacidades actuales y potenciales, equipo y, sobre todo, feeling y encaje futuro.
  • No desestimar los costes de oportunidad.
  • Mantener varias alternativas abiertas.
  • Estos proyectos llevan mucho tiempo, tropiezos… Hay que aprender en el proceso.
  • Buscar el apoyo de asesores (fiscal, jurídico, laboral…) en las frases previas.
  • Due Dilligence y análisis detallado del negocio.