Se trata de una inversión de 6,7 millones de euros que harán posible la creación de más de 500 empleos entre 2015 y 2020 por parte del líder mundial en la fabricación de componentes de sellado para automoción, que ya tiene una planta en Borja desde 2014.

El Consejo de Gobierno ha aprobado un acuerdo a propuesta del Departamento de Industria e Innovación por el que se declara de interés autonómico el proyecto industrial presentado por la empresa Cooper Standard Automotive España a realizar en la provincia de Zaragoza, y que básicamente consiste en la instalación de una planta de fabricación de elementos para sellado de automóviles en Tarazona, que será la segunda de esta compañía en la provincia de Zaragoza tras la que ya tienen en marcha en Borja desde finales de 2014 con 34 trabajadores y una superficie de 9.600 metros cuadrados.

El proyecto de la nueva planta, que fuera objeto de una presentación y firma de protocolo el pasado mes de marzo en el Gobierno de Aragón por la empresa, el Departamento de Industria e Innovación del Ejecutivo autonómico y el Ayuntamiento de Tarazona contempla una inversión estimada de 6,7 millones de euros para instalar una planta en Tarazona sobre una superficie de 14.000 metros cuadrados, que estará especializada inicialmente en aislamiento y sellado de componentes de automoción para incorporar líneas de negocio adicionales más adelante. Esta inversión llevará aparejada la creación de 25 empleos en 2015, 100 en 2016, 200 en 2018 y 325 en 2020, ligada a los volúmenes finales que soliciten los clientes. Con este proyecto que recibe asesoramiento técnico por parte del Instituto Aragonés de Fomento Cooper Standard espera consolidar su primera posición mundial en el negocio del sellado y seguir creciendo en un país, España, que es el segundo fabricante de coches de Europa con 2,4 millones de unidades en 2014 que podrían pasar a ser 3 en 2017 si las previsiones del mercado se confirman.