Aragón está a la cabeza del mercado mundial

La Comunidad cuenta con 8 empresas que extraen este mineral en 10 explotaciones y con 6 centros dedicados a su posterior tratamiento y transformación. La producción alcanza mercados tan distantes como el asiático o el de EEUU, compitiendo cada vez más con los procedentes de otros países como Italia, Grecia, Inglaterra, Alemania, Libia o Egipto. 

El sector del alabastro aragonés sigue incrementando el porcentaje de mineral que transforma y el número de empleados en las industrias dedicadas a esta actividad. Ha podido comprobarlo la directora general de Energía y Minas, Marina Sevilla, en la visita que ha realizado a distintas explotaciones mineras de alabastro aragonés, así como a un taller donde se trabaja este material ubicado en La Puebla de Híjar que, en los últimos 4 años, ha duplicado su personal, pasando de 25 a 50 trabajadores.

El alabastro es una variedad de yeso que, por sus características de traslucidez, sus tonalidades entre blanquecinas y grisáceas y la textura que le confiere el pequeño tamaño de grano, similar al mármol pulimentado, está siendo cada vez más apreciado para su uso en la industria de la construcción y ornamentación, así como en numerosos trabajos de arte y escultóricos de los que tenemos buena muestra en Aragón, como el mismo retablo de la Basílica del Pilar de Zaragoza.

Se trata de un mineral con especial relevancia histórica en esta Comunidad. Su uso se remonta a la época romana, desde la elaboración de vasos al modo griego y egipcio, a la reconstrucción de murallas en asentamientos de nuestra capital sobre el siglo III después de Cristo.

Los yacimientos aragoneses se concentran en las Comarcas de Ribera Baja del Ebro y Bajo Martín, aunque también los hay en la cuenca del Jiloca y valle del Ebro. En la actualidad son 8 las empresas que llevan a cabo la extracción de este mineral en 10 explotaciones activas que abarcan en su conjunto una superficie cercana a las 180 hectáreas. Estas labores de extracción se complementan con el posterior tratamiento en establecimientos o talleres en los que la piedra en bruto es limpiada y cortada tanto en placas y lonchas de distintas medidas y grosores como en cilindros tubulares o tochanas para su comercialización.

Los centros de tratamiento con los que cuenta Aragón, incluyendo la elaboración industrial y artesanal, se elevan a 6, ubicándose en las localidades de Quinto, Sástago y Zaragoza, en esta provincia, y Azaila, Albalate del Arzobispo y La Puebla de Híjar, en Teruel.

El empleo que genera el sector, variable en función del comportamiento del mercado, se cifra actualmente en 57 puestos de trabajo directos dedicados a labores propias de explotación y 62 puestos al tratamiento del mineral. Las producciones vendibles, esto es, aptas para su comercialización, oscilan entre las 25.000 y las 40.000 toneladas al año.

Internacionalización

A pesar del adverso contexto económico, los niveles de producción han venido manteniéndose, incluso con incrementos. Aragón está a la cabeza de la producción mundial y alcanza mercados tan distantes como el asiático o el de EEUU, compitiendo cada vez más con los procedentes de otros países como Italia, Grecia, Inglaterra, Alemania, Libia o Egipto.

El Gobierno de Aragón, a través del Departamento de Industria e Innovación y de su Dirección General de Energía y Minas, ha fomentado durante los últimos años la promoción, el desarrollo y la expansión de este recurso, desde la extracción a través de la mejora de las técnicas empleadas, la transformación en nuestro territorio, la restauración de los terrenos afectados, el estudio de diferentes usos industriales y la comercialización en busca de nuevos mercados, hasta la implantación de un modelo propio de calidad. El objetivo, que pueda continuar siendo una actividad competitiva capaz de generar empleo y riqueza.

Además de realizar esfuerzos tendentes a adaptar el marco legal aplicable al sector o adecuar de forma correcta la ordenación minera de los derechos existentes con el fin de que puedan impulsarse y ser desarrolladas iniciativas empresariales con garantías de viabilidad, han sido llevados a cabo numerosos actos de divulgación, simposios y exposiciones artesanales, implantado un centro integral en Albalate del Arzobispo y suscrito convenios de colaboración con distintas entidades, asociaciones y organismos oficiales que han dado como fruto la inclusión de este recurso en publicaciones tales como el “Libro Blanco de la Minería de Aragón”, “La piedra natural en Aragón”, “El recorrido de los minerales en Aragón”, “La minería de Aragón”, y otras específicas sobre sus características, usos y aplicaciones.

En esta misma línea, la Dirección General de Energía y Minas manifestó recientemente su firme compromiso de colaboración, asesoramiento y apoyo a la iniciativa denominada “proyecto LIFE”, enmarcada en el área prioritaria de medio ambiente y eficiencia en el uso de los recursos, que pretende desarrollar y llevar a la práctica mediante demostraciones piloto un modelo de gestión integral sostenible de las explotaciones de alabastro.

De igual modo, entre los objetivos públicos y compartidos con el sector empresarial y la Universidad de Zaragoza se encuentra obtener una certificación para el alabastro de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) con el fin de seguir fomentando su uso en construcción.