La empresa Gres Aragón está especializada en piezas para el exterior de edificios, escaleras, bordes de piscinas y fachadas ventiladas y vende a más de 80 países

El reto

Seguir creciendo, alcanzar los 20 millones de facturación en 2020, digitalizar todos los procesos y reabrir la planta de Alcorisa tras una ambiciosa reestructuración interna.

Las claves

La calidad del producto se da por descontada. Hay que incidir en ofrecer un buen servicio, cumplir los plazos de entrega y responder ante posibles problemas.

¿Qué tienen en común la fachada de una vivienda de Rusia, el fondo de una piscina de Dubai o las escaleras de una casa de Argelia? Pues que están hechas con piezas especiales de gres extruido que sale de Teruel. La empresa Gres Aragón exporta sus productos a más de 80 países bajo sus marcas registradas Gres Aragón y Faveker, que cuentan con más de mil referencias de producto diferentes. La primera de ellas engloba pavimento y piezas especiales de gres extruido, mayoritariamente para uso exterior intensivo, piscinas y aplicaciones en instalaciones industriales, mientras que Faveker se centra en productos cerámicos para fachadas ventiladas.

Equipo de trabajadores de Gres Aragón.

Pero empecemos por el principio. Esta empresa fue fundada en Alcañiz en 1943 por la familia Cañada y posteriormente fue comprada por el Grupo SAMCA. Al trabajar con un producto vinculado al sector inmobiliario, durante los años del boom de la construcción en España la empresa aumentó notablemente su actividad. Sin embargo, llegó la crisis, lo que les llevó a expandirse internacionalmente para seguir trabajando. “Abrimos unas oficinas comerciales y un centro logístico en Castellón porque allí estaba el cluster de la cerámica y conseguimos profesionales cualificados dentro de nuestro objetivo de internacionalización”, explica Marco Lahoz, director general de Gres de Aragón. Realizaron una fuerte inversión en promoción exterior y adaptaron su material promocional para participar en ferias de todo el mundo.

La empresa Gres Aragón

Tiene dos plantas productivas en Alcañiz (Ctra. Escatrón, 9. Telf: 978 830 511) y una oficina comercial y centro logístico en Onda (Castellón).

Año de fundación 1943
Número empleados 150
Facturación 2018 13,5 M €
Presencia internacional 80 países

“En 2018, el 52% de nuestras ventas han sido nacionales y el 48% provienen de la exportación, siendo nuestros principales mercados los países árabes y del norte de África, Rusia, Polonia, Italia, Reino Unido y Francia”, señala Lahoz. El principal problema a la hora de exportar este tipo de producto es el transporte. “En países como Rusia existen aranceles por peso y eso encarece el envío. Además, a los clientes les gusta ver y tocar el producto antes de comprar, por lo que encontramos otra dificultad que nos obliga a enviar muestrarios pesados”, aclara el director general. Por esta razón, las ferias internacionales son indispensables para darse a conocer y Gres Aragón acude a las más importantes de Europa, Asia, Estados Unidos y Rusia, donde muestra sus más de 1.000 referencias.

Uno de los trabajos realizados por Gres Aragón en una piscina.

En Gres Aragón emplean materias primas de proximidad (arcillas naturales turolenses), parte de ellas transformadas previamente en arcillas depuradas en un proceso denominado atomización. Mayoritariamente trabajan con el método de extrusión, lo que le diferencia de la competencia, pero también utilizan el prensado. “Combinamos lo mejor de cada técnica y nos reinventamos constantemente invirtiendo en I+D”, explica Lahoz, “aceleramos el proceso de la naturaleza”. El proceso de conformado y el posterior de secado de las arcillas son lo más delicado, pues son los que garantizan que la pieza no se deforme ni se rompa. Para ello cuentan con profesionales con muchos años de experiencia.

Están especializados en piezas para el exterior de edificios, escaleras, bordes de piscinas y fachadas ventiladas. Gres Aragón basa su éxito en el conocimiento del producto, su vocación internacional, la actividad innovadora, una gran capacidad de adaptación y fabricación de piezas de muy diferentes geometrías. “La diversidad de los mercados nos exige contar con una gran gama de productos que se adapten a los gustos de cada país. En Rusia y Polonia, por ejemplo, se decantan por colores más oscuros y grafías más estridentes, mientras que en los países mediterráneos apuestan por el minimalismo y las líneas sobrias”, asegura Lahoz. La necesidad de tener stock de todos los productos complica también la logística interna de la empresa.

Gres Aragón se apoya en el Canal Contract, prescribiendo el producto desde su origen. “Es una forma diferente de vender. Se convence por las características técnicas del producto, sus prestaciones, su calificación energética… Nosotros apoyamos al cliente con servicios de cálculo desde el punto de vista estético y económico”, explica el director. Dan soporte técnico a despachos de arquitectura, ingenierías, instaladores, aplicadores y todas las partes implicadas en una óptima solución arquitectónica.

Instalaciones de Gres Aragón.

El I+D es indispensable para la empresa, que sigue buscando nuevas técnicas y diseños. La impresión digital les permite ofrecer piezas con apariencia de piedra, de madera, etc, gracias a la impresión con tintas especiales que soportan las altas temperaturas de los hornos (más de 1.300ºC) y que aguantan las inclemencias del tiempo. “Con la impresión digital se puede hacer de todo. Recientemente, como patrocinadores del Centenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, hemos donado cuatro murales  cerámicos conmemorativos realizados con gres porcelánico y con imágenes inspiradas en el valle de Ordesa”, explica el director.

Gres Aragón sigue los pilares fundamentales sobre los que se asienta Grupo Samca: coherencia, discreción, prudencia, conciencia social e inversión en I+D. Aplican los principios de la economía circular (0% de residuos) y sus piezas son 100% reciclables. “Nuestros productos llevan entre el 20 y el 40% de material reutilizado”, asegura Lahoz. Esto les ha valido para ser la primera empresa del sector cerámico español en recibir un doble reconocimiento de su declaración ambiental de producto.

El próximo reto de Gres Aragón va a ser la reapertura de la planta de Alcorisa. La conciencia social del Grupo SAMCA les ha hecho apostar por continuar en el Bajo Aragón tras el fin de la producción del carbón y han previsto la reestructuración interna de dicha planta que cerró hace diez años debido a la crisis económica. Y, por supuesto, seguir creciendo: alcanzar los 20 millones de facturación en 2020 es el próximo objetivo marcado. A por ello.

Lecciones aprendidas

La diversidad de los mercados exige ofrecer una mayor gama de productos que se adapten a los gustos de cada país, lo que obliga a disponer de un amplio stock.

Quiero recibir los casos de éxito en mi email