La compañía, que forma parte del grupo chino Hengtong, ha exportado a más de 50 países y el año pasado aumentó su volumen de ventas internacionales en un 175%

El reto

Estar entre las dos primeras empresas suministradoras de las grandes operadoras y ofrecerles la mejor calidad y servicio

Las claves

Conocer a los clientes y a los países y desarrollar productos a medida, así como realizar una actividad comercial más técnica

El primer cable de fibra óptica de España salió de la fábrica de Cables de Comunicaciones Zaragoza (Cablescom) en 1982. La empresa diseña, fabrica y comercializa cables para telecomunicación, transmisión de señales y fibra óptica y ha evolucionado desde su fundación, en 1971, hasta convertirse en un referente de su sector.

Cablescom tiene 250 trabajadores.            Fotos: Arturo Gascón

Cablescom comenzó fabricando cable de cobre, pero pronto vio la oportunidad en la fibra óptica. Las telecomunicaciones y la alta velocidad ferroviaria han sido sus principales pilares de crecimiento. De hecho, el 50% de los materiales que utiliza en la actualidad el AVE para comunicaciones ferroviarias y señalización salen de la planta zaragozana. «Inicialmente éramos proveedores de Telefónica, fabricando cable de telefonía y de ferrocarril, y solamente vendíamos en España. De su mano fuimos a Sudamérica y empezamos a exportar también allí. Como hemos ido cambiado de grupos multinacionales, nuestra expansión internacional ha sido cada vez mayor», explica Verónica Iliescu, la directora general.

A lo largo de su trayectoria Cablescom ha exportado a más de 50 países de los cinco continentes, una labor que le ha hecho merecedora de dos Premios a la Exportación de la Cámara de Comercio de Zaragoza, en 2001 y en 2019. «En la mayoría de los países de Europa hay fibra óptica de Zaragoza y también en muchos de Sudamérica. En Uruguay, por ejemplo, la red de cobre de telefonía fue diseñada y realizada por nosotros», señala la directora.

La empresa Cables de Comunicaciones (Cablescom)

La empresa es líder en el diseño y fabricación de fibra óptica. Su sede está en el Polígono de Malpica, calle D, nº 83 de Zaragoza (telf: 976 729 900)

Año de fundación 1971
Número de empleados 250
Facturación en 2018 54,1 M €
Presencia internacional 50 países

En 2016 pasaron a formar parte del grupo chino Hengtong y desde entonces su estrategia exterior se centra en el mercado de los cables de fibra óptica, ya que este grupo es el segundo mayor productor de esta materia prima del mundo, con plantas en más de 30 países. «Obviamente, han apostado por nosotros como puerta de entrada y plataforma de expansión en Europa. Nos proporcionan una gran materia prima. Eso sí, el trabajo de exportación, abrir mercados, desarrollar productos y estar donde hay que estar ha sido nuestro, exclusivamente de la empresa de Zaragoza», asegura Iliescu.

Los resultados obtenidos hasta la fecha han sido positivos y sus exportaciones han pasado de suponer el 43% de la facturación en 2016 al 70% en 2018. El año pasado el volumen de exportación creció un 175% respecto al año anterior, siendo sus principales destinos Francia, Italia, Irlanda, Portugal, Noruega y Bélgica.

Cablescom exporta una gran parte de su producción porque nuestro país empezó a implantar la fibra óptica antes que otros, por lo que ahora el negocio está en aquellos que están empezando. De hecho, sólo Japón y Corea del Sur están más avanzados que España a nivel mundial. Sin embargo, hay países en los que la fibra ahora está en pleno auge, como Francia, donde el gobierno está haciendo un importante esfuerzo en desarrollar este mercado, y es uno de los principales mercados de Cablescom.

Cablescom desarrolla su actividad en Zaragoza, en una planta de 77.000 metros cuadrados, donde cuenta con 250 trabajadores (sólo el año pasado incorporó a 65 personas a su fábrica) y cuidan mucho la responsabilidad social de la empresa. En 2018 la compañía comenzó a ejecutar un plan de inversiones de cinco millones de euros para aumentar la capacidad, automatizar y mejorar las instalaciones de las líneas de cable, así como el desarrollo de producto. Y su objetivo es seguir creciendo. De hecho, las cifras de exportaciones de este año están siendo muy buenas también. «Nos gustaría llegar a estar entre las dos principales suministradoras de las grandes operadoras», añade Iliescu.

Lecciones aprendidas

Cuando sales a otros países es cuando realmente aprendes. No hay que pensar que lo que hacemos es lo mejor, sino estar abiertos a nuevas experiencias en las que aprender más

Quiero recibir los casos de éxito en mi email