La estación de Canfranc ha sido el escenario de la firma de una declaración conjunta para la continuidad del proyecto de circulación ferroviaria de la línea internacional Pau-Canfranc-Zaragoza. Esta línea es fundamental para la mejora del transporte ferroviario, tanto de personas como de mercancías, así como para dinamizar la cooperación socioeconómica y la cultura transfronteriza.

Además, ha agradecido a Alain Rousset el claro apoyo a esta línea y ha asegurado que cuando este proyecto se haga realidad, se deberá en gran parte a su trabajo en favor del mismo.

Tal y como ha señalado el Presidente de Aragón, Javier Lambán, «el Canfranc ha pasado a ser un elemento fundamental de nuestro proyecto para posicionar a Aragón como plataforma logística, para conectar con los puertos de Barcelona, Valencia y Bilbao» y ha añadido que «en ese planteamiento es fundamental mejorar las comunicaciones ferroviarias con Francia a través del Pirineo».

Lambán ha señalado que «no renunciamos al gran proyecto de la TCP pero en los próximos años tenemos que centrar los esfuerzos y las inversiones ferroviarias en el Canfranc». Y ha añadido que «el Canfranc, tal y como lo pensamos y soñamos, satisface las necesidades de viajeros pero también las necesidades de exportación de la economía aragonesa».

Las dos regiones aúnan sus esfuerzos, después de numerosos años, para reabrir de nuevo esta línea a la circulación de trenes y mejorar de este modo la oferta de servicios de transporte ferroviario, tanto para pasajeros como mercancías. Este itinerario transpirenaico, situado entre el corredor atlántico y el corredor mediterráneo, resulta indispensable para satisfacer los intercambios de bienes y de pasajeros entre la Península Ibérica y el resto de Europa.

Este corredor permitirá igualmente dinamizar la cooperación socioeconómica y cultura transfronteriza. Como eje transversal Norte-Sur, permitirá la permeabilización de los Pirineos, ayudará a la descongestión de actividades y tráficos en grandes poblaciones y áreas metropolitanas impulsando las localizaciones específicas como plataformas logísticas y puertos secos, logrando de esta manera el reequilibrio entre los distintos modos de transporte.

En la declaración firmada se especifica la necesidad de articular un Foro de Trabajo permanente para coordinar acciones a nivel estatal y europeo, seguir recabando apoyos a la reapertura de la línea y seguir trabajando para impulsar las obras en la línea ferroviaria.

A primera hora de la mañana, el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, y el presidente de la Région Aquitaine-Limousin-Poitou-Charentes, Alain Rousset, han visitado un tramo de las obras de la línea Olorón Bedous, que se prevé esté en funcionamiento este verano, donde se ha procedido a realizar un acto simbólico de colocación de un tramo de vía. En la visita han estado también presentes, entre otros, el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro y la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto.

Una de las acciones conjuntas de Aragón con la Région Aquitaine-Limousin-Poitou-Charentes tiene su reflejo en el proyecto presentado conjuntamente para solicitar fondos europeos en la primera convocatoria de Programa Operativo de Cooperación territorial España-Francia-Andorra -POCTEFA 2014-2020. El Proyecto CANFRANEUS II tiene un coste total de 556.419,97€ y el objetivo es profundizar en el estudio sobre la seguridad recíproca de los túneles internacionales ferroviario y viario, así como sus condiciones de explotación, y, por otro lado, identificar las fortalezas de la Línea para potenciar el uso del tren para pasajeros y mercancías, lo que sin duda facilitará un desarrollo económico y turístico sostenible para esta zona transfronteriza y contribuirá a la protección del entorno al favorecer el trasvase modal de la carretera al ferrocarril.

El trayecto entre Oloron y Bedous, que se encuentra en obras desde finales de 2014, se pondrá finalmente en servicio para pasajeros después de más de 35 años de interrupción, en el próximo mes de junio de 2016.

Las próximas acciones se centran, en la parte francesa, en la realización del último tramo entre Bedous-Canfranc; en la parte española, en la seguridad y modernización de la línea que se encuentra en servicio; y en la parte transfronteriza, en la seguridad del túnel ferroviario y carretero de Somport.

Por todo ello, el Gobierno de Aragón y la Region de Aquitaine-Limousin-Poitou-Charentes han acordado continuar recabando el máximo apoyo posible a favor de la reapertura de la Línea Pau–Canfranc-Zaragoza e iniciar próximamente una convocatoria de manifestaciones de interés con todas las partes concernidas o interesadas por el proyecto.

Con una longitud total de 307 Km., la Línea se divide en dos secciones: una española de 214 Km. entre Zaragoza y Canfranc, y otra francesa de 93 Km. entre Canfranc y Pau.