I Encuentro Empresarial Iberoamericano

«Esta es la década del despertar de Iberoamérica. Los lazos económicos son importantes, pero aún más deben serlo los afectivos», destacó ayer Manuel Teruel, presidente de la Cámara de Zaragoza, en esta cita que nace con vocación de continuidad. Los protagonistas de esta primera edición han sido México, Perú, Chile y Colombia, los cuatro países que conforman la fructífera Alianza del Pacífico, quienes explicaron qué oportunidades de negocio ofrecen.

España e Iberoamérica pueden, deben, mejorar aún más sus relaciones económicas, sociales y afectivas. Con este objetivo nació ayer en Zaragoza el I Encuentro Empresarial Iberoamericano, impulsado por la Cámara de Comercio, Industria y Servicios con la colaboración de Feria de Zaragoza y el Gobierno de Aragón. La cita, que congregó a un centenar de empresas aragonesas, tuvo como protagonistas a los cuatro países integrantes de la Alianza del Pacífico: México, Chile, Perú y Colombia. Los países invitados desgranaron las oportunidades de negocio e inversión que ofrecen cada uno de estos mercados en la cita, donde también se habló sobre los efectos de esta alianza y del recién aprobado TTP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica). El presidente de la Cámara de Zaragoza, Manuel Teruel, destacó que está previsto que cada año se incorporen cuatro países a este encuentro, que busca que la capital aragonesa sea «un referente de las relaciones económicas y culturales con Iberoamérica».

El encuentro de la capital aragonesa contó con la participación de los embajadores de México y Chile, Roberta Lajaus y Francisco Marambio, además del asesor de inversión extranjera de ProColombia en España, Pascual Martínez Munárriz, y el jefe de Cancillería de la Embajada de Perú, Javier Sánchez-Checa. También participaron en la cita, entre otros, Pablo Gómez de Olea, director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores español, y cerraron el encuentro el director para Europa del Banco de Desarrollo de América Latina, Guillermo Fernández de Soto, quien analizó el papel de la Alianza del Pacífico para la integración de América Latina, y Fernando Fernández, director general de Industria, Pymes, Comercio y Artesanía del Gobierno de Aragón.

De izquierda a derecha: Ximena Caraza (ProMéxico), Roberta Lajous, embajadora de México en España, Pablo Gómez de Olea, director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores español, Manuel Teruel, presidente de la Cámara de Zaragoza, Javier Sánchez-Checa, jefe de Cancillería de la Embajada de Perú, y Max Gunther, director del Área de Comercio e Inversiones de la Oficina Comercial del Perú en España.

De izquierda a derecha: Ximena Caraza (ProMéxico), Roberta Lajous, embajadora de México en España, Pablo Gómez de Olea, director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores español, Manuel Teruel, presidente de la Cámara de Zaragoza, Javier Sánchez-Checa, jefe de Cancillería de la Embajada de Perú, y Max Gunther, director del Área de Comercio e Inversiones de la Oficina Comercial del Perú en España.

«La década del despertar»

Manuel Teruel: «Hagamos un club, diseñemos actividades conjuntas»El presidente de la Cámara de Zaragoza, Manuel Teruel, destacó en la apertura de la jornada que esta es «la década del despertar de Iberoamérica, un despertar selectivo en el que algunos países se han hecho hueco en la economía global». Teruel remarcó que Iberoamérica «es un gran socio comercial y afectivo» y explicó a los representantes iberoamericanos el potencial de Aragón, que cuenta con clústers, agrupaciones tecnológicas, ferias referentes… «Hagamos un club, diseñemos actividades conjuntas», animó. El presidente de la Cámara resaltó que los cuatro países protagonistas del primer encuentro suman 210 millones de habitantes, el 35% del PIB latinoamericano, y valoró que en los últimos años más de 500 empresas han ido de la mano de la Cámara de Zaragoza en visitas comerciales a esos países.

Por su parte, Pablo Gómez de Olea, director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores español, afirmó que las multinacionales españolas «son cada vez más iberoamericanas. América Latina es estratégica y gracias a ella podemos afrontar la globalización. Nuestra crisis hubiera sido más aguda sin estos mercados». El representante de Exteriores recordó que, históricamente, América Latina ha sido un continente en busca de su integración: «La Alianza del Pacífico responde a estos ideales. Ha conseguido lo que ningún otro proyecto: tener reflejo positivo en los ciudadanos. La respuesta no puede ser el proteccionismo. España fue el primer país observador de la Alianza del Pacífico y quiere ser un observador activo, con propuestas concretas. En apenas un lustro, la Alianza del Pacífico ha alcanzado metas muy importante en la eliminación de barreras, visados, circulación de servicios, integración de mercados de valores… Avanza en tres libertades: libre circulación de mercancías, servicios y de personas».

México

La embajadora de México en España, Roberta Lajous, inauguró la ronda de intervenciones. La diplomática explicó por qué la Alianza del Pacífico es importante para México: «Ya existían muchos procesos de integración, pero este mecanismo surge de la manera más pragmática, sin incluir burocracia». Las decisiones las toman los jefes de Estados y su éxito se debe, según la embajadora, a tres factores:

  1. «Los países que la integran y los aspirantes (Costa Rica y Panamá) estamos comprometidos con la apertura de nuestras respectivas economías. Tras la Segunda Guerra Mundial, las economías de Iberoamérica crecieron bajo el proteccionismo. Para México, la decisión de abrirse fue dolorosa porque las industrias mexicanas no querían crecer y el gobierno no les obligaba a competir. Nuestro primer tratado de libre comercio fue con Chile, después con EEUU y Canadá, y después con la UE, que entró en vigor en el 2000 y que nos ha dado muchas ventajas. Chile, Perú y Colombia también fueron abriendo su economía y hace cuatro años nació la Alianza del Pacífico por iniciativa peruana, dando pasos como suprimir el visado y promoviendo una movilidad de personas que le ha dado mucha más competitividad a nuestras economías. Hemos unificado nuestras bolsas de valores y otra ventaja es el incremento del turismo entre los países. Este proceso de integración ha tomado un dinamismo muy grande. México es básicamente un país exportador de manufacturas a EEUU y Canadá, y queremos mirar al sur y hemos encontrado grandes aliados. Entre los cuatro países sumamos casi el 40% de la economía de Iberoamérica y más del 50% de las exportaciones».
  2. «El TTP une a las economías de la Alianza del Pacífico con las de la cuenca del Pacífico. Es un tratado muy avanzado respecto a las reglas y será un motor para la liberalización comercial en todo el mundo. Dará un dinamismo adicional a los países».
  3. «La importancia del idioma español. Es importante para las empresas que hablemos el mismo idioma. México y España han dado un primer paso para dar valor a nuestra lengua, que tiene un valor especial para los negocios. El mercado de los hispanohablantes en EEUU es muy importante y también hay mucho interés en China. En Brasil es la segunda lengua oficial, pero hay que fortalecer las escuelas del español».

Por su parte, Ximena Caraza, directora para España de ProMéxico, destacó que a la empresas españolas, también las pymes, les está yendo «muy bien» en México: «Están encontrando crédito y los españoles tienen gran conocimiento de tecnología. ProMéxico les ayuda a realizar las agendas, cuidar de sus inversiones…».

Perú

Javier Sánchez-Checa, jefe de Cancillería de la Embajada de Perú, destacó por su parte que su país lleva creciendo desde los últimos 25 años. «Hemos reducido la pobreza en 30 puntos, lo que permite que 6 de cada 10 peruanos formen parte de la clase media, con sus correspondientes oportunidades», destacó el diplomático. Respecto a la inversión, Sánchez-Checa apuntó que España es el primer inversor, «con proyección de que siga creciendo. Perú ofrece estabilidad y oportunidades para que las empresas se instalen con los mismos derechos que las nacionales».

La ponencia sobre este mercado la completó Max Gunther, director del Área de Comercio e Inversiones de la Oficina Comercial del Perú en España. Gunther anotó que la posición central de Perú «en medio del Asia-Pacífico y nuestros acuerdos de libre comercio nos sitúa como hub y puente para hacer negocios con otros grandes mercados». El responsable peruano apuntó que entre 2002-2014, Perú lideró el crecimiento en la región «con crecimientos casi asiáticos». «Somos el segundo país en doing business, tras Chile, el PIB se ha multiplicado por 3,5 en 10 años, y la deuda pública pasó del 50% a menos del 20%». Sin embargo, Perú también tiene necesidades: «Es un país en el que está todo por construir, una debilidad para nosotros pero una oportunidad para España. Gunther también destacó las oportunidades de negocio que existen para el sector del consumo: «Somos un país muy joven con un consumo muy grande, pero éste es distinto a Europa. Hay que adaptar los productos, pero sí puede que necesitemos lo mismo que ustedes vendían en España hace 10 años». Gunther también animó a las empresas españolas a instalarse en el país: «Casi 400 empresas españolas trabajan en Perú (calculamos que en realidad son 700), pero son muy pocas frente a las 5.000 que hay en México». Respecto a la agenda pendiente del país, Gunther destacó la necesidad diversificar su economía a través de la innovación, «pero solo en los mercados donde tengamos ventajas diferenciales. Queremos ser mejores en lo que ya somos excelentes».

De izquierda a derecha: Lorena Sepúlveda, directora de ProChile en España, Francisco Marambio, embajador de Chile en España, Pablo Gómez de Olea, director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores español, Manuel Teruel, presidente de la Cámara de Zaragoza, y el asesor de inversión extranjera de ProColombia en España, Pascual Martínez Munárriz.

De izquierda a derecha: Lorena Sepúlveda, directora de ProChile en España, Francisco Marambio, embajador de Chile en España, Pablo Gómez de Olea, director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores español, Manuel Teruel, presidente de la Cámara de Zaragoza, y el asesor de inversión extranjera de ProColombia en España, Pascual Martínez Munárriz.

Chile

El embajador de Chile en España, Francisco Marambio, destacó entre otros avances la reforma tributaria del país, que eleva los tributos un 10% a los que más renta tienen y conlleva un aumento de la recaudación, el cual irá destinado a mejorar la educación y los recursos humanos, «que repercutirá en la mejora de nuestra competitividad», la reforma laboral o los avances hacia una nueva Constitución. «España es, para Chile, un socio estratégico comercial e histórico. En el ámbito político están fortaleciendo el diálogo económico y el fomento de la economía por medio de las pymes, innovación, turismo, energías limpias, derechos humanos, desarrollo sostenible, lucha contra el crimen organizado…», apuntó Marambio, quien además valoró como «altamente positiva» la inversión española, principalmente en sectores como electricidad, gas, agua y telecomunicaciones.

Respecto a la Alianza del Pacífico, el embajador destacó que la prioridad de Chile es «fortalecer la presencia del país, impulsando puentes de acuerdo. Chile valora como esquema de integración económica. España es un estado observador y Chile apoya el papel de España y valora su compromiso».

Por su parte, Lorena Sepúlveda, directora de ProChile en España, señaló que la chilena es una economía pequeña, con 17 millones de habitantes, pero con grandes desafíos: «Hay espacio para agregar valor a nuestra oferta. Es un país estable, seguro, un buen aliado para hacer negocios y un país abierto al mundo que promueve el libre comercio». Respecto al comercio con Aragón, «las cifras son muy tímidas para lo que se puede hacer. Existen cuatro sectores con oportunidades: construcción (infraestructuras, edificación, transporte sustentable y aeropuertos); energía (las renovables no convencionales van a jugar un papel tremendamente importante; Chile está cambiando sus regulaciones); alimentos (necesitamos más inversión); logística (necesitamos crecer y mejorar las condiciones competitivas en esta materia; necesitamos vuestra experiencia)».

Colombia

El asesor de inversión extranjera de ProColombia en España, Pascual Martínez Munárriz, destacó que este país de 48 millones de habitantes tiene una población muy joven y que cuenta con una situación estratégica privilegiada, «a menos de 6 horas en avión de las principales ciudades de América». «La economía colombiana ocupó el segundo lugar en términos de crecimiento económico de la región, ofrece estabilidad con inflación a la baja y ha disminuido continuamente sus niveles de pobreza.La clase media representará el 46% de la población en 2025», apuntó Martínez.

El asesor de ProColombia también destacó que el país es líder de la región como el mejor país para hacer negocios en 2015 y que la inversión en sectores no mineros y energéticos sigue creciendo, lo cual retrata la diversificación de la economía. «Colombia no solo recibe inversión, también emite, y tiene acceso a más de 45 países y 1.500 millones de consumidores a través de su red de acuerdos comerciales», añadió Martínez.

Respecto a las oportunidades de inversión, el asesor de inversión extranjera de ProColombia en España señaló las infraestructuras (aeropuertos, puertos, carreteras, navegabilidad fluvial, líneas de ferrocarril); energía (Colombia produce y exporta energía; oportunidades en eólico, biomasa, solar, residuos sólidos, geotérmica y gas); manufacturas (fertilizantes, empaques plásticos, ingresientes naturales para cosméticos, pesticidas,…); servicios y TIC (oportunidades: cloud computing, desarrollo de software, centros de servicios compartidos, big data, centros de innovación y desarrollo); así como agroindustria (oportunidades: acuicultura, cacao, cereales, frutas y vegetales, cárnicos, alimentos procesados, caucho, biocombustibles, forestal).

De izquierda a derecha: Fernando Fernández, ‎director general de Industria, Pymes, Comercio y Artesanía del Gobierno de Aragón, Pablo Gómez de Olea, director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores español, Manuel Teruel, presidente de la Cámara de Zaragoza, y el director para Europa del Banco de Desarrollo de América Latina, Guillermo Fernández de Soto.

De izquierda a derecha: Fernando Fernández, ‎director general de Industria, Pymes, Comercio y Artesanía del Gobierno de Aragón, Pablo Gómez de Olea, director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores español, Manuel Teruel, presidente de la Cámara de Zaragoza, y el director para Europa del Banco de Desarrollo de América Latina, Guillermo Fernández de Soto.

La Alianza del Pacífico

Aunque se hicieron numerosas referencias a la Alianza del Pacífico a lo largo de la jornada, el encargado de profundizar en este acuerdo fue el director para Europa del Banco de Desarrollo de América Latina, Guillermo Fernández de Soto. La Alianza del Pacífico nació en 2010 como resultado de una iniciativa del Gobierno de Perú. La idea rea reunir a los países latinoamericanos con costa hacia el Océano Pacífico, con características similares y puntos de vista comunes hacia el desarrollo económico. Constituida el 28 de abril de 2011 entre México, Chile, Perú y Colombia como una plataforma estratégica para la integración regional, cuenta con 42 países observadores.

Entre sus objetivos se encuentra convertirse en una plataforma de articulación política y de integración económica y comercial, con énfasis en la región de Asía-Pacífico, así como impulsar un mayor crecimiento, desarrollo y competitividad de las economías, con miras a lograr un mayor bienestar, la superación de la desigualdad y la inclusión social de sus habitantes.

«Los miembros de la Alianza del Pacífico tienen perspectivas de crecimiento muy superiores a las del crecimiento regional e incluso a las de crecimiento de economías avanzadas. Destaca el pragmatismo para llegar a acuerdos porque es mucho más que una alianza comercial, es también política y estratégica. Es un nuevo enfoque para la integración regional abierta y no es excluyente a otros sistemas de integración de la región. La Alianza supera divisiones tradicionales y se ha convertido en un mecanismo eficaz para entender la integración de manera distinta», afirmó Fernández de Soto.

Pese a su corta existencia, entre sus principales logros destacan que el 92% de los aranceles de bienes y servicios se han eliminado de forma inmediata y el restante de forma gradual; la integración financiera a través del Mercado Integrado Latinoamericano (MILA), que ya cuenta con 743 empresas cotizadas; la coordinación entre organismos de promoción y comercio; la plataforma de movilidad académica estudiantil; la cooperación para la salud; el desarrollo del turismo; la red de investigación científica… «Pero lo mejor está aún por venir», apuntó.

La alianza, sin embargo, también se enfrenta a desafíos, a juicio de Fernández de Soto: «mejorar la estructura productiva, mantener el enfoque pragmático y aumentar el nivel de inversión en innovación, logística, productividad, infraestructuras, educación, entre otras. Se debe gestionar la correcta implementación del nuevo protocolo y utilizar de forma eficiente las oportunidades comerciales generadas., seguir libres de burocracia, encontrar un papel constructivo para los observadores, utilizar los desafíos regionales para desarrollar las asociaciones con otros bloques y prevenir la curva del desencanto a través del control de las expectativas».

Respecto a la reciente firma del TPP, Fernández de Soto recordó que tres países de la Alianza del Pacífico (a excepción de Colombia) forman parte del tratado, que representa el 40% del comercio mundial. «Existencia de una fragmentación regional y global -la ausencia de China y la EU es muestra clara- y la Alianza del Pacífico tienen que evitar caer en la trampa de la fragmentación».

Plaza de Iberoamérica

Tras el foro empresarial, los representantes de los países invitados en la primera cumbre visitaron la Feria de Zaragoza, donde inaugurarán la Plaza de Iberoamérica. El presidente de la Cámara de Zaragoza, Manuel Teruel, recibió por su parte la Encomienda de la Orden del Mérito Civil, la máxima distinción que concede el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, que le fue entregada por el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Manuel Gracia.