En los diez últimos años, las exportaciones de la Comunidad al país asiático han pasado de 24,6 millones de euros a 301 millones en 2016. Ahora, Aragón busca consolidarse como el principal centro logístico de España con el gigante asiático

Hace algunas semanas el presidente de Aragón se reunió con el embajador chino, Lyu Fan

China se erige ya como la sexta potencia a la que más exporta Aragón. El pasado mes de abril, el país asiático suponía el 3% del total de las exportaciones en la Comunidad, según los últimos datos publicados por el Instituto Aragonés de Estadística (Iaest). Las exportaciones de Aragón a China han pasado de 24,6 millones de euros en 2006 a 301 millones en 2016.

Al mismo tiempo, el gigante asiático es el segundo país del que más importa la Comunidad Autónoma. El pasado abril, el 16,2% del total de sus importaciones vinieron de esta nación. Incluso, en enero de 2017, los productos llegados de China superaron a los procedentes de Alemania, el país que, por excelencia, más exporta a Aragón. En los últimos 10 años, las importaciones de Aragón al país asiático han variado de 339 millones de euros a 1.538 millones en 2016.

Los datos constatan que el interés de los empresarios aragoneses por el mercado chino es creciente. Lo ven como una salida rápida para ampliar su negocio. Sin embargo, según María Cortés, socia fundadora de En Clave China, se trata de una falsa creencia. De hecho, afirma que “no es algo inmediato, es un proceso a medio-largo plazo, en el que hay que elegir muy bien a los partners e invertir tiempo y dinero”.

EL CONOCIMIENTO DEL MERCADO CHINO, UN NICHO DE MERCADO

Esta complejidad en el proceso, sumada al desconocimiento que existía en España e, incluso, en Europa en torno al mercado asiático, hizo que, tras vivir varios años en China, María Cortés fundara con su amiga Begoña Arenaz la compañía zaragozana En Clave China. Esta organización ayuda a las empresas a hacerse un hueco en la economía china y a establecer relaciones más fructíferas con sus aliados asiáticos. Les proporciona apoyo en sus tareas de marketing, traducción e interpretación, así como formación.

En Clave China no es la única compañía aragonesa que desarrolla esta actividad. Con una motivación similar, hace ya siete años, nació MingTa. Uno de sus socios fundadores y country manager de la organización, Fernando Cimorra, cuenta que su compañero, Daniel Torres, tras trabajar durante más de un año en una empresa aragonesa localizada en China, se dio cuenta de que “había mucho intermediario y buscavidas en el sector, pero no existían empresas serias que diesen soluciones globales a compañías que realmente quisieran iniciar una actividad comercial seria, regulada y con proveedores en China”.

Así surgió MingTa que, a día de hoy, cuenta con tres oficinas ubicadas en Zaragoza, Hong Kong y Shenzhen, y trabaja con empresas de más de 45 países. Les proporciona servicios de consultoría –por ejemplo, realiza estudios de mercado para analizar la viabilidad de la implantación de un nuevo artículo en China- y desarrolla productos desde cero, como agente de compras.

¿QUÉ MOTIVA LAS RELACIONES ENTRE CHINOS Y ARAGONESES?

Cimorra asegura que China ofrece una serie de ventajas competitivas que el resto del mundo no es capaz de aportar. Aunque, puntualiza que esto “no quiere decir que todos los negocios sean rentables en este país”. Eso sí, “hay un amplio abanico de productos que, si no en su totalidad, en fases parciales de fabricación interesa fabricarlos en el gigante asiático”, asevera. “China es competitiva porque su modelo de negocio es muy potente: cuenta con una mano de obra muy competitiva y estructuras empresariales muy grandes y muy bien preparadas para hacer tiradas importantes”, añade el creador de MingTa.

Además, tanto los profesionales de En Clave China como los de MingTa coinciden en que productos agroalimentarios españoles como el jamón, el vino u otros productos gourmet están teniendo un gran éxito en el mercado chino. Asimismo, cada vez son más los empresarios aragoneses que exportan su maquinaria y tecnología a esta nación.

EL AUGE DEL TURISMO CHINO EN ARAGÓN, EN ESPECIAL, EN ZARAGOZA

Por otro lado, los chinos cada vez están más interesados en conocer la gastronomía aragonesa en el mismo Aragón. María Cortés explica que, en los últimos años, la Comunidad ha llevado a cabo acciones promocionales para fomentar el turismo chino. Gracias a ello, aunque antes estos visitantes se limitaban a ir a Zaragoza, de paso, entre sus viajes a Madrid y Barcelona, ahora “empiezan a conocer los atractivos de la ciudad”.

“Lo que más les gusta es que se les hace una ciudad agradable, acogedora, siempre remarcan que la gente sonríe por la calle, que los ciudadanos no corren como en Madrid, que es segura, se sienten tranquilos y les gustan mucho las muestras de folklore y la jota”. Asimismo, según la fundadora de En Clave China, estos turistas asiáticos cada vez demandan más conocer los pueblos bonitos de la región, los Pirineos o Teruel.

Así, otro de los servicios que ofrece En Clave China es crear, adaptar y promocionar viajes específicos para el turista chino en la Comunidad. “No es lo mismo enseñar el Pilar contando las anécdotas y remarcando puntos en común con la cultura china, que les cuentes la Historia de España que ellos no conocen y entonces les aburre”, puntualiza Cortés.

Hay que recordar que en el primer trimestre de 2017, Zaragoza ha recibido más de 9.000 turistas chinos. El año pasado, 43.000 visitantes de esta nacionalidad pasaron por la capital aragonesa, convirtiéndose en los que más visitan la ciudad y haciendo que Zaragoza sea la tercera ciudad española más visitada por los asiáticos. Unas cifras que contrastan con las de 2013 cuando solo 6.000 chinos visitaban la ciudad.

ARAGÓN, PRINCIPAL CENTRO LOGÍSTICO DE ESPAÑA CON CHINA

Y no solo los empresarios son conscientes del potencial de las relaciones China-Aragón. El pasado mes de junio el Instituto Confucio abrió sus puertas en Zaragoza para enseñar el chino mandarín, acreditar oficialmente su aprendizaje y favorecer los intercambios culturales y empresariales entre ambos países.

También, hace poco menos de un mes, el presidente de Aragón, Javier Lambán, se reunió con el embajador chino, Lyu Fan, en Zaragoza para analizar el potencial de Aragón Plataforma Logística para que se convierta en “el principal Centro Comercial-Logístico de Exportación e Importación entre España y China”.

En ese encuentro también estudiaron el desarrollo del proyecto de tren Yiwu-Xinjiang-Europa –más conocido como el “tren de la seda”-. El tren tiene parada en Madrid y el Gobierno aragonés está negociando que, de aquí a tres años, también se detenga en Zaragoza. El Ejecutivo, pretende que este contribuya, junto con el aeropuerto de la ciudad –el primero del país en el tráfico de mercancías a China- que Zaragoza sea “el gran centro logístico entre España y China”.

La consejera de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, viaja esta semana a la ciudad china de Yiwu para tratar de cerrar varias iniciativas comerciales y logísticas con China. Si se hacen efectivos estos proyectos, será una muestra más de que chinos y aragoneses viven – a pesar de los casi 9.000 kilómetros que los separan- cada día más cerca, al menos, cultural y económicamente hablando.